El Confidencial, José L. Lobo, 1.02.02012

Hazte Oír, Instituto de Política Familiar, Profesionales por la Ética y Grupo de Montaña a Contracorriente, asociaciones presuntamente utilizadas por El Yunque como altavoz de su estrategia de infiltración en los centros de poder, niegan cualquier vinculación con esta sociedad secreta impulsada porintegristas católicos de ultraderecha. En el caso de Hazte Oír, su presidente, Ignacio Arsuaga, amenazó con llevar a El Confidencial a los tribunales si no “rectifica su información calumniosa”.

Este diario informó ayer de que un grupo de padres y profesionales católicos, todos ellos militantes de movimientos laicos cristianos, ha denunciado a cinco asociaciones -entre ellas Hazte Oír- por servir de “tapadera” a El Yunque, a la que califican de “secta secreta”. Los denunciantes aseguran que Arsuaga y otros miembros de El Yunque captan a adolescentes y actúan a espaldas de la Iglesia, pero con el consentimiento tácito del cardenal Antonio Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal.

Hazte Oír remitió ayer un burofax a la redacción de El Confidencial en el que condena las “expresiones gravemente injuriosas y calumniosas”supuestamente vertidas por este diario contra esa asociación y su presidente. “Sin comprobación ninguna dan por válido lo que relata un tal Pedro Leblic, que nunca ha tenido relación con Hazte Oír”, añade.

Leblic, abogado de profesión y uno de los impulsores de las movilizaciones ciudadanas contra la ley del aborto y la asignatura Educación para la Ciudadanía, ha denunciado públicamente, en representación de una docena de activistas católicos, la pertenencia a El Yunque de Arsuaga,Jaime Urcelay (Profesionales por la Ética); Leonor Tamayo (A Contracorriente); Liberto Senderos (Organización del Bien Común) yEduardo Hertfelder (Instituto de Política Familiar).

“El honor y el buen nombre”

La asociación que preside Arsuaga asegura sentirse “sorprendida” por queEl Confidencial “insista en la difusión de un contenido que hace daño al buen nombre y al honor de Hazte Oír y de sus miembros, que no tiene nada que ver con la realidad y que ya ha sido desmentido en numerosas ocasiones”. Y añade: “También extraña que el autor de este artículo, lleno de calumnias y de falsedades, no se pusiera en contacto con Hazte Oír antes de publicarlo, o que siquiera comprobara datos objetivos, como la posible existencia de denuncias o la constatación de sus archivos”.

Este diario se puso en contacto con el responsable de comunicación de la asociación, Nicolás de Cárdenas, para recabar la versión de uno de los presuntos miembros de El Yunque vinculados a Hazte Oír. Pero ese supuesto activista de la sociedad secreta rehusó, a través de Cárdenas, responder a las llamadas de El Confidencial. El burofax remitido a esta redacción no aclara el significado de las expresiones “posible existencia de denuncias” o “constatación de sus archivos” contenidas en el documento.

El burofax añade que Hazte Oír “no es una organización controlada ni operada por El Yunque ni por ninguna otra entidad, secreta o no”, y que “sólo depende” de sus 5.100 socios, que son los que eligen “a los miembros de la Junta Directiva”.

“Perjuicio a mi persona y familia”

El presidente del Instituto de Política Familiar, Eduardo Hertfelder, se ha dirigido a El Confidencial para aclarar lo siguiente: La información “Padres católicos denuncian a El Yunque, una ‘secta secreta’ integrista que capta a adolescentes, en la que se afirma que yo y la asociación Instituto de Política Familiar (IPF) que presido formaría parte de un entramado de asociaciones vinculadas a una “secta secreta” denominada “El Yunque”, es totalmente falsa y su divulgación causa perjuicio tanto a mi persona y mi familia como a la entidad que dirijo, por cuanto el Instituto de Política Familiar (IPF) es una asociación civil legalmente constituida e inscrita en el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior en el año 2001. Además, nuestra entidad es una institución independiente de todo tipo de asociaciones o instituciones de cualquier naturaleza y no tiene, por tanto, no tiene ningún tipo de relación ni está vinculada con la señalada en el citado artículo”.

Por su parte, Profesionales por la Etica señala que “los aludidos hechos son del todo falsos y su divulgación causa un gravísimo perjuicio tanto a nuesta entidad como a mí personalmente. Profesionales por la Etica es una asociación civil legalmente constituida, inscrita en el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior en el año 1992, e independiente de cualquier otra entidad. Es completamente falso que se trate de un “altavoz” de nadie ajeno a la asociación y menos aún de la que -con el nombre del Yunque- se describe en el artículo como una “secta secreta” a la que se atribuyen conductas delictivas totalmente rechazables como son el “lavado de cerebro” de adolescentes, la “manipulación y destrucción del individuo para alcanzar sus objetivos”, el uso de “técnicas de manipulación de la personalidad” o el “rechazo de homosexuales, inmigrantes y judíos””.

En este mismo sentido, Grupo de Montaña a Contracorriente indica que “la Asociación Grupo de Montaña a Contracorriente es una entidad de naturaleza civil, constituida al amparo del Art.22 de la Constitución española y de la L.O. 1/2002, de 22 de marzo, Regidora del Derecho de Asociación. Asimismo, se encuentra inscrita en la Sección Primera, con el número 32.269, en el Registro de Asociaciones de la Comunidad de Madrid desde el pasado 24 de mayo de 2011, según Resolución expedida por el Director General de Seguridad e Interior. Dicha entidad no pertenece ni se integra en ninguna sociedad secreta, muchos menos en el Yunque. Leonor Tamayo, presidenta de la Asociación, tampoco. La información que publica El Confidencial ha sido objeto de una denuncia interpuesta por Pedro Leblic Amorós la cual fue incoada por el juzgado de Instrucción nº1 de Pozuelo de Alarcón. Dicha denuncia ha sido archivada, siendo firme el auto de archivo y sobreseimiento y habiéndose practicado por el juzgado las diligencias de averiguación oportunas”