El País (España), Antonia Laborde, 29.11.2016

El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza (STE) de Castilla-La Mancha ha denunciado que Hazte Oír, una organización que trabaja desde una concepción cristiana, ha enviado 100.000 guías homófobas a los colegios públicos y privados. El documento, enviado en paquetes a los equipos directivos de los centros y difundido por correo electrónico a las asociaciones de padres y madres de alumnos, se titula: “¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual”. En su contenido advierte de que las nuevas normativas buscan “imponer en la sociedad la ideología de género con el pretexto de la no discriminación y de garantizar los derechos de las personas homosexuales”.

La Consejería de Educación, Cultura y Deportes castellanomanchega ha publicado un comunicado en el que afirma que “el contenido de esta guía es contrario a los principios del proyecto educativo de Castilla-La Mancha” y que los equipos directivos de los centros “saben lo que tienen que hacer y no difundirán esta guía, que no favorece de ningún modo la inclusión y la convivencia en los centros educativos”.

Matilde Castilla, sindicalista del STE de Castilla-La Mancha, ha asegurado que no se pondrán en contacto con Hazte Oír, porque “no tenemos nada que hablar con un colectivo tan discriminatorio”. En la guía se afirma que “no son necesarias nuevas leyes de inferior categoría para asegurar derechos que ya existen” y que “establecer nuevos derechos a la carta para determinados colectivos” rompe el principio de igualdad jurídica de las personas. Además, advierte que una de las consecuencias que traen las nuevas normativas es que “desorientan a los niños al imponerles la “diversidad sexual””.

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (Ceapa) está esperando que la Federación de Castilla-La Mancha analice el contenido de la guía para tomar una posición. José Luis Pazos, presidente de la Ceapa, ha asegurado que “respetando la libertad de expresión” denunciarán contenido de la guía. A los padres que están a favor del manual, Pazos les ha invitado a que “se lean la Constitución española y, si entienden lo que es la democracia, verán que esa guía está contra ciertos derechos constitucionales y por tanto deberían rechazarla”.

La Plataforma por los Derechos Trans ha pedido a la Fiscalía General del Estado que depure responsabilidades, ya que considera la campaña es constitutiva de un delito “por promover el odio o la discriminación hacia las personas trans, lesbianas, bisexuales y gais”.

Entre las menciones que hace la guía a las organizaciones LGTB, se menciona que “ya se han cobrado sus primeras víctimas entre los ciudadanos libres”. Como ejemplo menciona el caso de la coaching Elena Lorenzo, a quien la asociación LGTB Arcópoli ha denunciado porque “entre sus logros profesionales consigue que personas homosexuales que quieren dejar de serlo, lo consigan”.