Pedirán la excarcelación del líder de la secta del Hotel City

By |2018-07-31T11:14:41+00:0029 julio, 2018|Vivekayuktananda|

La Capital (Argentina), 29.07.2018

Pablo Tosco, el abogado defensor del líder de la secta que habitaba el Hotel City, pedirá esta semana la excarcelación de su cliente, a casi un mes del allanamiento que derivó en su detención.

La solicitud se presentará el próximo jueves, durante una nueva audiencia ante la Cámara Federal de Apelaciones. Así lo dio a conocer el propio letrado ante una consulta del sitio Infobae.

“Todavía no he tenido oportunidad de ver la causa ya que hay secreto de sumario. No poder ver el expediente atenta contra el derecho de defensa”, dijo Tosco. En la nota publicada por el portal de noticias de alcance nacional se dio a conocer, además, el nombre del principal acusado, que hasta ahora no se había hecho público.

Se trata de Eduardo de Dios Nicosia, quien permanece detenido en el Hospital Penitenciario de Ezeiza y, de acuerdo con los datos publicados, habría sido el primer instructor de yoga o “gurú” de la cultura india de la Argentina, hace cuatro décadas.

Cabe destacar que a las pocas horas de detenido, el imputado solicitó su excarcelación por primera vez y esta le fue denegada por el propio juez federal Santiago Inchausti, a cargo de la investigación del caso.

La causa

El juez Inchausti y el fiscal Nicolás Czizick comenzaron esta investigación conjuntamente con Policía Federal, luego de una denuncia a fines del año pasado.

En esa oportunidad una mujer refirió haber sido víctima de un grupo o secta con inclinaciones religiosos o espirituales, que se aprovechaba de la situación de vulnerabilidad de las personas y que las retenía en contra de su voluntad.

Esa organización operaba en el hotel ubicado en Diagonal Alberdi al 2500 y la pesquisa logró corroborar algunos de esos datos y sumó otras seis potenciales víctimas.

Al cabo de distintas tareas de inteligencia y testimonios, las autoridades judiciales decidieron allanar el hotel el martes 3 de julio, cuando fueron detenidas cuatro personas, entre ellas Nicosia, y rescatadas otras diez. En total, se calcula que hay más de 30 personas que fueron víctimas. Durante el procedimiento se secuestró numerosa cantidad de armas y municiones.

Finalmente, el 10 de julio también fue detenido el conserje del hotel donde funcionaba una secta, luego de una serie de declaraciones judiciales en las que se lo mencionó como uno de los miembros del grupo que, según la acusación de los investigadores, sometía a sus víctimas a todo tipo de torturas, abusos sexuales y vejaciones.