Una sentencia ratifica que la capilla de la vidente de El Escorial es ilegal

El País (España), Esther Sánchez, 18.10.2017

La capilla construida en la finca Prado Nuevo de El Escorial donde se producían las supuestas apariciones de la Virgen a la vidente Luz Amparo Cuevas es ilegal, porque está edificada en suelo de especial protección grado 1. Así lo ratifica en una sentencia del pasado cinco de octubre la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

En abril de 2016 los magistrados se habían pronunciado en el mismo sentido, fallando en contra de la resolución de la Junta de Gobierno Local de 2012 que permitió levantar el templo. Pero tanto el Ayuntamiento como la Asociación de Seglares Reparadoras, Amor, Unión y Paz, la polémica congregación surgida a raíz de las apariciones, apelaron la sentencia. Ahora solo les queda el recurso de casación ante el Tribunal Supremo, debido a que el TSJM considera que el fallo primero se “acomoda en todo a derecho”. También les condena al pago de 2.000 euros de costas. La tumba de Cuevas, un sarcófago de piedra rodeado de flores, está adosada a uno de los laterales de la capilla, también con permiso del Consistorio.

La finca en cuestión forma parte de la red de sistemas generales de equipamiento comunitario pertenecientes a la estructura general y orgánica del municipio. El TSJM sostiene que “no existe dicha posibilidad de concesión de licencias provisionales en suelo no urbanizable de protección”. Máxime cuando no es posible modificar su calificación urbanística y transformar así el uso del suelo, concreta.

El tempo edificado en honor de Luz Amparo Cuevas ocupa un lugar privilegiado en la parcela, en lo alto de un promontorio. Se eligió dicho lugar debido a que en estos terrenos se encuentra el fresno desde el que la Virgen se “comunicaba” con ella. Cuevas convenció de sus especiales poderes a miles de fieles que visitan el lugar en peregrinación, sobre todo los fines de semana.

Al mismo tiempo, la congregación es rechazada por diversos colectivos. Entre ellos, varias asociaciones vecinales y Equo, que siguen luchando contra la instalación del templo en un lugar protegido. Además, Juan Carlos Bueno, portavoz la Asociación de Víctimas de las apariciones de El Escorial, que lleva años luchando contra lo que considera una secta, tiene abierto un “procedimiento penal que se sigue por los mismos hechos”.