AGENCIAS – Waco – 20/04/1993

David Koresh, de 33 años, es hijo natural de un carpintero al que localizó en la guía de teléfonos y conoció a los 17 años. Bebedor empedernido de cerveza y guitarrista frustrado de rock, memorizó el Nuevo Testamento a los 12 años para hacer frente a las burlas de sus compañeros. Nació en Houston con el nombre de Vernon Howell, que cambió en 1990, que consideró más digno del líder de la secta de los davidianos, una escisión de los Adventistas del Séptimo Día creada en 1934 por el búlgaro Víctor Houteff.Houteff estableció en Waco, en 1935, el cuartel general davidiano, adonde le siguieron numerosos disidentes convencidos de que era un profeta. La vida en la secta, que transcurría bajo una estricta moralidad, cambió en 1984, cuando Koresh logró el liderazgo. Los relatos de davidianos que abandonaron el grupo han denunciado que Koresh, además de su esposa tiene unas 15 mujeres de acuerdo con la idea de que él es el Rey y que le corresponde tener muchos hijos para que reinen con él en el Paraíso. Estos relatos apuntan a que somete a habituales abusos sexuales a las niñas menores de la secta.

Koresh convenció a sus adeptos de que es el Carnero del Libro, vuelto a la tierra para desencadenar el fin del mundo que, según sus cálculos, estará precedido por persecuciones, el asedio a la secta y el martirio de él y los suyos.