El Mundo, Crónica de León (España), José M. Rodríguez,  29.01.2004

El Ayuntamiento de León tiene ya decidida la ruptura del convenio con la organización de origen danés Humana, que se dedica a la recogida de ropa y calzado usado en decenas de países.

La concejala de Bienestar Social, Covadonga Soto (UPL), aseguró ayer que el Consistorio optará por agotar la presente actualidad del convenio para denunciar el vínculo suscrito entre ambas partes el 12 de septiembre de 2002.

Esta actuación se adoptará ante las sombras de sospecha sectaria que siguen recayendo sobre la organización. Se evita así, apuntó la concejala, el inicio y tramitación de un expediente de denuncia del convenio que que podría dar lugar a una cadena de recursos y al consigguiente aplazamiento de la suspensión del auerdo. Soto aseguró que la decisión será tomada en junio.

Mientras, fuentes de la asociación consideraban anoche como “extraño” que el Consistorio llegue a adoptar un acuerdo así tomando sólo como base la existencia de “rumores” o “habladurías”: “No existe ninguna prueba irrefutable sobre que esto sea una secta, si lo sería yo misma lo dejaba”, comentó una responsable de área de Humana.

Las sospechas

A los pocos días de la firma del convenio de León entre el entonces alcalde Mario Amilivia y el director de la zona oeste Erick Dorph-Jensen comenzaron a echarse encima de la ONG grupos antisectas y otra ONG, la Oficina de Socorro Internacional.

Desde Humana siempre se negó cualquier vinculación sectaria, pero las quejas, así como las solicitudes de investigación acabaron llegando a la Policía y al propio Defensor de Pueblo.

La Oficina de Socorro Internacional aseguró el 27 de enero a través de un comunicado que tras aceptar su queja ante el Defensor del Pueblo contra la Junta de Castilla y León y dos de los ayuntamientos más importantes de la comunidad autónoma, León y San andrés del Rabanedo, “continúan las investigaciones emprendidas tanto desde el Procurador del Común como desde el propio Defensor del Pueblo, en sus vías judicial y administrativa”.

Esta ONG reprocha a los mencionados ayuntamientos que firmen convenios de colaboración a través de la cesión de suelo público para la ubicación de contenedores de ropa usada donada altruistamente por los ciudadanos, “en la creencia de que los beneficios que origina la recogida tienen un supuesto fin humanitario”.

Tras tener acceso a diversas informaciones, tanto institucionales como de asociaciones, que relacionan a Humana como una secta de lacance internacional, la organización OSI informó a las instituciones públicas contra las que ahora reclama solicitando la retirada preventiva de contenedores, la paralización de la actividad y la creación de una cominisión de investigación que determinara la vinculación o no de Humana con una secta internacional.

OSI solicitó el amparo del Procurador ante el olvido institucional y al trascender del ámbito autonómico el alcance del problema. Ahora mismo, según OSI, continúan las investigaciones “reforzadas por la aparición de un informe de la Fiscalía General del estado”.

Cuando el Ayuntamiento suscribió el convenio en 2002 se ensalzaron las ventajas del mismo en materia de retirada de residuos y porque la ropa, al menos en parte, iría a parar a su proyectos solidarios con países africanos.

Humana recogió en León el año pasado 248.369 kilos

Humana recogió en León, a través de 51 contenedores a pie de calle, 248.360 kilos de ropa y calzado. San Andrés mantiene otro convenio similar. La ropa recogida en la ciudad va aparar a plantas de clasificación de Asturias o Galicia y desde ahí, en forma de balas, buena parte se destina a proyectos solidarios con África. Humana tiene plantas de puesta a punto de la ropa en Barcelona y Granada, y otor porcentaje de lo recogidom acaba vendiéndose en las tiendas que Humana tiene en España.