El Mundo, La Crónica de León (España), Jesús M. Rodríguez, 28.08.2003

Desde que comenzó a funcionar el servicio los leoneses han depositado en los contenedores 270 toneladas de ropa. / ‘Humana’ comercializa parte de las prendas y financia proyectos de cooperación al desarrollo.

Denuncias en el juzgado y en el Procurador del Común dejan en el aire el acuerdo de recogida de ropa usada.

Nuevas sospechas sobre el entramado económico y las actividades de la asociación Humana People to People llevan al Ayuntamiento de León a evaluar la suspensión del convenio suscrito con la organización el 12 de septiembre de 2002.

La concejala de Bienestar Social, la leonesista Covadonga Soto, anunció ayer que la denuncia de la prórroga del convenio queda sólo pendiente de la recopilación de mayor información sobre sendas denuncias presentadas en el juzgado y ante el Procurador del Común. Soto desveló que la pasada semana efectivos de la Brigada de la Policía Judicial comunicaron al Ayuntamiento que diversas denuncias de particulares en contra de la actividad de Humana están siendo investigadas en un juzgado de instrucción de León. El Procurador del Común estudia una denuncia en el mismo sentido. La rescisión del convenio queda así pendiente, explicó Soto, de que en el plazo de unos quince días el Consistorio pueda conocer el criterio del Procurador del Común – que se encuentra de vacaciones – y del propio juzgado.

La concejalía de Bienestar Social alberga dudas sobre el destino real del dinero que mueve la organización, aunque la concejala elogió una iniciativa que facilita el tratamiento de residuos urbanos y que, en teoría, tiene un buen fin ya que un porcentaje de la ropa o el calzado usado de los leoneses acaba en los países del Tercer Mundo. Soto significó que parte se vende en tiendas de Madrid y Barcelona, otro porcentaje acaba en países del Este y África a través de intermediarios y también existe una reserva para catástrofes. En 2001, según refirió Soto, se destinó un millón de euros a proyectos humanitarios en Asia y África,  “y las dudas surgen con el resto del montantes económico porque comparando lo que se obtiene aquí y en Europa estamos hablando de una cantidad económica muy importante. La duda se plantea en que si salvando los costes todo el dinero se destina a labores humanitarias o no sirve más que para un entramado económico “. Soto se refirió también a la supuesta vinculación de Humana con la secta Tvind, extremo que ya generó muchos recelos a los pocos días de la firma del acuerdo.