El Correo de Zamora, 28.02.2003

Benavente cuenta desde ayer con ocho contenedores para la recogida de ropa y calzado usado, un servicio puesto en marcha por la organización no gubernamental Humana, que destinará los ingresos por su venta o reciclaje a la financiación de proyectos en países de Africa.

Erik Dorph-Jensen, José David Romero y Rafael Mas fueron los representantes de la organización no gubernamental Humana que ayer presentaron en Benavente, junto con el concejal de Bienestar Social, Roberto Aguilar, la puesta en marcha de un nuevo servicio en la ciudad, la recogida selectiva de ropa y calzado usado. Once contenedores está previsto colocar en el casco urbano benaventano, de los que ocho han quedado ya instalados y el resto cuando finalicen obras en las vías urbanas donde están programados. Han quedado colocados contenedores de color gris, con pegatinas que señalan su destino, en la plaza de Santa Clara, en la avenida Primo de Rivera junto a la estación de autobuses, en la calle Camino Ancho, en la avenida República Argentina, en la calle Batalla del Ebro, junto al colegio de las Eras, en el Camino de Santiago para uso del barrio de Malvinas, y en las avenidas Federico Silva y León. Además, se prevé instalar tres más en la plaza de Corrillo de Renueva, en Onésimo Redondo y en la plaza Gonzalo Silvela.

La organización Humana será la encargada de la recogida, semanalmente, de la ropa depositada en los contenedores. La previsión es que se recojan 800 kilos de ropa por semana y contenedor, lo que supone que a lo largo de un año la organización recogerá en Benavente entre 40.000 y 50.000 kilogramos de ropas de vestir. Según el comportamiento de los contenedores situadas en otros lugares de Madrid, Cataluña o Castilla y León la asociación prevé que sólo el 10 por ciento de la ropa recogida vaya a parar a la basura por no poder ser aprovechable.

El resto, en un setenta por ciento se destinará a la venta en los mercados de los países africanos, un quince por ciento se destinará, por ser ropa en muy buen estado, a las tiendas de venta de ropa de segunda mano que la organización tiene en Madrid, Cataluña y alguna ciudad más en España. Finalmente, la ropa en peores condiciones se venderá directamente a fábricas de reciclaje para uso textil. Los beneficios conseguidos de esta manera se destinarán a proyectos en países como Ghana, Mozambique, Zambia o Angola, donde esta organización no gubernamental proyecta escuelas y otros servicios sociales que es necesario mantener.

Humana recoge desde hace dos años ropa usada en Zamora pero también en otras ciudades de España, donde se ha ido expandiendo desde que se fundara en Barcelona en 1987. Hasta ahora en Benavente había un servicio de recogida de ropa usada en bolsas «que a veces no se sabe dónde iba a parar», señaló ayer el concejal de Bienestar Social, «o bien iba a parar a Cáritas o a Cruz Roja y muchas otras veces al vertedero o las cunetas», destacando que el nuevo servicio, que no costará nada al Ayuntamiento de Benavente, viene a cumplir dos funciones, la de reciclaje de basura y la de contribuir de forma solidaria a ayudar a países en vías de desarrollo.