EP – Madrid – El País, 10/01/1996

Tres ex miembros de la Iglesia de la Cienciología Internacional -Alberto Suárez, Javier Arnaiz, y Montserrat Aguilera- fueron juzgados ayer en la Audiencia Provincial de Madrid, acusados de intentar asesinar en septiembre de 1988 al ciudadano estadounidense John Cavan, también disidente de la organización y fundador de la Iglesia Universal de la Cienciología, asociación paralela a la primera.

Los hechos ocurrieron en el número 9 de la calle de Echegaray, en Móstoles (Madrid). Ese inmueble era utilizado, por Cavan para organizar conferencias, charlas y cursos sobre la Cienciología. Ese día por la tarde, los tres acusados se personaron en el citado domicilio. Acto seguido, Cavan recibió varios golpes en la cabeza con un objeto, metálico. La agresión quedó interrumpida, tras salir en auxilio de Cavan varios. de sus compañeros.John Cavan declaró en la vista oral desconocer las causas últimas de la agresión. Sin embargo, señaló al tribunal que la Iglesia de la Cienciología utiliza todo tipo de medidas para tomar represalias sobre sus antiguos miembros. “Pienso”; dijo, “que la secta los envió para matarme. Es su forma de actuar”.

Según Cavan, abandonó la organización de la que fue miembro durante 13 años, por discrepancias con la jerarquía sobre los métodos utilizados. Cavan intentó fundar una nueva organización paralela a la anterior, llamada Iglesia Universal de la Cienciología. Sin embargo, no fue legalizada por el Ministerio de Justicia.

Suárez negó la agresión y reconoció que los ex miembros de la secta sufren toda clase de intimidaciones y extorsiones. Monserrat Aguilera, ex presidenta de Dianética, otra organización paralela de la Cienciología, dijo: “Con el tiempo comprobé que su organización era igual o peor que de donde veníamos”.