Los asturianos «abacuá»

La Nueva España, Luís Portal, 19.01.2012

En 1836 nació la secta de los «abacuá» en Cuba como una «potencia» africana. Fue desarrollándose ente los esclavos masculinos esta iniciativa persecreta, que tuvo nos puertos de la isla una de les zones de influencia fundamental, sobre too ente L’Habana y Matances.

Concretamente, nel municipiu portuariu de Regla, cercanu a la capital habanera, creóse’l primer xuegu «abacuá» qu’esistió en Cuba. Nesti municipiu esistía un fuerte caldu de cultivu negru con componentes de santería importantes, lo que facía que compartiera con Guanabacoa -de mayor númberu de templos «abacuá» esistentes, «paleros» famosos, así como’l festival africanu Wemilere-, y San Salvador de Bahía, en Brasil, les zones más importantes de les relixones afroamericanes.

En tornu a 1870 alpienza a xestase un cambiu importante en la secta que sería fudamental nel so futuru: l’apertura per primera vez a los blancos del misteriosu secretu africanu. Esta apertura parez que nun se fizo irreflesivamente, sinón a cambiu de dineru, y nun momentu nel que la organización se topaba en dificultaes. Tres munches disputes, entraren los blancos, dándo-y estos la importancia de la que carecín, ya que son dalgunos de los homes importantes de la época.

Dientro de la secta destaca Andrés Facundo Cristo de los Dolores Petit, como ún de los responsables de la nueva estratexa que pretende preservar dientro de les tradiciones africanes. Andrés ye un bruxu que consigue mantener la secta nel momentu clave de la so pervivencia, y consigue sacala alantre tras la entrada de los blancos.

Nos cais de Regla son numberosos los asturianos recién llegaos, ensin otra forma de vida que la de descargar barcos nos muelles, sobre tou a partir de 1920, cuando lleguen los emigrantes -especialmente españoles- en balasma. Ellí, nel puertu, recaló una parte importante d’ellos antes de dedicase al comerciu o a otres xeres.

Había, daquella, una gran mayoría d’estibadores de color nel puertu, perteneciente a la secta, y los blancos qu’entraben nel muelle sentínse obligaos a formar parte de la mesma. Fue así como surdió la manera de entrar na más secreta de les potencies africanes esistentes.

Hubo muncha oposición a esta apertura, que se consideraba totalmente fuera de llugar, como una traición a los vieyos africanos que llegaron a Cuba como verdaderos infestaos; la forma orixinaria de la rexón de Calabar, na parte de Nixeria, sirvieron como un elementu organizativu fundamental nuna tierra inóspita y tan lloñe de la nativa.

María Amelia González Baniella, la defensora de la tradición asturiana n’El Cerro -qu’ella estudia con enfotu-, ya tenía a so güelu José Baniella, de Mestes de Con (Cangues d’Onís); so padre, de Tanes (Casu), y so madre, de Benia d’Onís (Onís), en Cuba. Tamién varios tíos, dalguno d’ellos yera de los primeros «abacuá» en el nuelle del puertu.

Diz María Amelia que tener un tíu «ñañigu» -tamién llamaos así, de forma individual- fue teniendo una normalidá que nun tenía antes. «Mio tíu José sabíamos que trabayaba nel puertu de Regla, y que se sentía obligáu a formar parte de la relixón «abacuá», la gran mayoría yeren negros, inevitablemente. En realidá yera como tar nun sindicatu, tenín que tar ellí de xuro», asegura María Amelia.

Había munchos secretos que nun podín contar, pero la familia ensiguida sabía la adscripción del familiar por la presencia de los tatuaxes abundantes nel so cuerpu. «Mio tíu andaba tatuáu como lo que yera: taba claro qu’eren «ñañigos», asegura Amelia.

Pertenecieron a los «abacuá» munchos asturianos; así, por exemplu, el músicu Ignacio Piñeiro, mulatu de padre asturianu que llevaba l’asturianismu a munchu arguyu y por esa razón fue quien ellaboró’l son cubanu, l’Himnu d’Asturies. Volviéndo a la so creencia, Piñeiro, que yera compositor del «Septetu Nacional», fizo dalgunes pieces sinificatives como «Los cantares del “abacuá”», «No juegues con los santos»; sin olvidase de los famosísimos «Échale salsita», «Suavicito»… qu’inda sonen con garbu ente les pieces más famoses del ampliu repetoriu nacional. Actualmente sigue esistiendo’l so famosu Septeto Nacional «Ignacio Piñeiro» con canciones suyes, que viven fluyendo igual qu’hai cincuenta años.

La fecha de 1836 correspuende al nacimiento oficial de Efi Buton, el orixe del «abacuá» en Cuba. Dende la etapa colonial la esistencian d’estos fenómenos tiénense como criminales y delincuentes a los sos miembros, y susceptibles de ser deteníos y deportaos a les isles -peñascos más bien- de Chafarines, de les que la mayoría nunca enxamás volvería, dada la penuria en qu’habríen de permanecer.

Pero pocu a pocu fueron mostrándose a la sociedá, pero ensin dexar de ser una entidá secreta. Ye verdá que dientro del colectivu van abriéndose a la realidá étnica, y aglutinando cada vegada a más xente -blancos, mulatos, chinos, etcétera-. Los que defenden el «abacuá» aseguren qu’esta ye fundamentalmente una «sociedá de socorro». Los críticos ponen l’enfasi na parte más violenta y escura de una comunidá, inclusu na parte misóxina en que parez desenvolvese dende los oríxenes.

El orixe de la entidá ye la violación d’un secretu por una muyer, la princesa Sikan, qu’alcuentra el pexe sagráu Tanze. Cuando esti muerre, los miembros de la tribu busquen reproducir el so apellidíu nel tambor, de carácter sagráu, Ekue. Como nun aparez, realícense varios intentos, llegando inclusu a sacrificar a la princesa Sikan pa utilizar el so cuerpu como parche del propio tambor. Trátase del únicu motivu religiosu esistente nel que se prohíbe la entrada a les muyeres totalmente.

L’odiu, la frustración y la rabia conteníos ente los grilletes del esclavu canalizaben la enerxía de los negros «abacuá» en pruebes iniciátiques de gran crueldá y dureza. Y nun ye d’estrañar que los cronistes de la dómina atribuyeren a los «ñáñigos» tou tipu de crímenes y pruebes sangrientes. Nuna noticia publicada’l 10 de marzo de 1812 nel periódicu «El Popular» afirmábase que la iniciación «ñáñiga» consistía en demostrar el valor matando a un semeyante.

Popularmente suponíase qu’esi asesinatu tenía más valor si yera’l d’un blancu, y meyor si yera un español. N’otru artículu de prensa, esta vez publicáu en 1898 en «El Fígaro», asegurábase que nengún negru o mulatu podía ingresar nel «ñañiguismo» ensin prestar xuramento d’odiu a la raza blanca. Y si dalgún blancu intentaba ingresar nun «abacuá», antes debería renegar de la so raza xurando odiala a muerte.