Excélsior (México), 15.02.2013

Los rituales de santería se han convertido en una práctica tan común en Venezuela que cada familia tiene al menos un integrante que está relacionado con esa religión.

Una vasta cantidad de ciudadanos, personajes del medio artístico, deportivo y políticos han sido relacionados con la santería. “Lo que una vez fue un vergonzoso secreto de familia (…) se ha convertido en algo más común bajo el régimen de (Hugo) Chávez”, afirmó Daniel Lansberg-Rodriguez, consultor de asuntos globales en el blog Transitions, de información y análisis sobre política exterior.

La discusión sobre la santería y su práctica en Venezuela fue puesta en relieve por intentos de practicantes de ese tipo de ritos para ayudar a la curación del presidente Chávez, hospitalizado en La Habana desde hace más de dos meses debido a una agresiva forma de  cáncer.

Si bien desde que Chávez se encuentra al mando de la política en Venezuela han ocurrido cambios sustanciales en el país, es notable la expansión de rituales que se practicaban a escondidas, tanto que personas vestidas de pies a cabeza de blanco, que  portan rosarios, mejor conocidos como santeros, se han vuelto parte del paisajecotidiano.

Existen varias razones para considerar el involucramiento de Chávez en esas actividades místicas. A mediados del año pasado en la columna Runrunes del rotativo venezolano El Universal, el periodista Nelson Bocaranda hizo del conocimiento público que el líder de esa nación participó en algunos rituales de la santería con el objetivo de curar el cáncerque padece.

“A pesar de sacar el Cristo cada vez que puede pidiéndole un milagro, no cesa de buscar otras alternativas religiosas. Ya antes en su casa de El Laguito, se han realizado sacrificios con gallos y corderos con ritos de santería” con babalaos y paleros”, escribió Bocaranda.

La comunidad de los “Santeros” ha reconocido su simpatía por el líder latinoamericano, luego de que en enero varios medios de comunicación reportaron la celebración de un ritual de bailes y cánticos en Cuba, para colaborar con la recuperación de la cuarta cirugía realizada ahí al presidente venezolano.

Igualmente, un grupo de sacerdotes de esa religión expresó que estaban dispuestos a realizar ceremonias dedicadas a Chávez si éste lo solicitaba.

A lo largo de su análisis, Lansberg-Rodríguez enumeró los acercamientos entre el mandatario venezolano y la santería, como las constantes muestras verbales de apoyo a las tradiciones culturales indígenas y africanas, además del arribo de miles de doctores y especialistas cubanos a Venezuela, toda vez que la santería es considerada como una fusión religiosa de origen afrocubano.

Estos rituales, caracterizados por los sacrificios de animales y adivinación, son el resultado del sincretismo entre la religión católica y las tradiciones de grupos étnicos de África del norte, mejor conocidos como yorubas, que más tarde fueron importados a Cuba por los esclavos.

En ese marco, la agencia de noticias EFE consignó que una veintena de “sabios indígenas” llevaría a cabo un rito la noche del 21 de febrero, para pedir por la salud de Hugo.