Paulopes, 16.03.2010 [Traducción, Miguel Perlado]

Aunque hay personas que afirman haberse librado de las drogas gracias a Santo Daime, el psiquiatra Ronaldo Laranjeira del Departamento de Adicciones Químicas de la Asociación Brasileña de Psiquiatría, alerta que el té no debería ser empleado como una alternativa al tratamiento para la dependencia química.

Lo que puede suceder, dijo, es que se substituye una droga por la toma del Santo Daime, que es también un alucinógneo y puede causar brotes psicóticos en personas con predisposición a trastornos mentales, entre otras consecuencias. Otra posibilidad es que el adicto pese al té, no deje de lado otras drogas. Esto parece haber sido el caso de Carlos Eduardo Sunfeld, Cadu, 24 años, asesino confeso del dibujante y daimista Glauco Villas-Boas, de 53 años, y de su hijo Raoni. Cadu había buscado la iglesia de Glauco, el Cielo de María, para curar la adicción, pero empeoró. En el día de los crímenes, el joven era muy «puesto», según ha informado Bia, la mujer de Glauco. Los familiares de la pareja dijo a la G1 que la «cabeza» de Cadu empeoró cuando entró en el Cielo de María. Y es lo que da sentido a una frase, que el muchacho dijo a los periodistas tras su detención. La frase que supuestamente le dijo a Glauco o después del crimen es la siguiente: «‘Tú jodiste mi vida, ahora te la voy a joder yo». Entonces, le dispararon.

Carlos Augusto, de 22 años, dijo que su hermano Cadu fumaba marihuana de vez en cuando sin causarle ninguna alteración. «Los problemas que tuvimos empezaron con el Santo Daime, que se mete con el cerebro. Cada día que tomaba. En la víspera de Año Nuevo, le dio una taquicardia, se había desmayado, tenía que ayudarlo». El Santo Daime produce efectos secundarios similares al LSD:. sobreexcitación, alucinaciones, episodios de trance, miedo progresivo, pánico y psicosis. El psiquiatra Laranjeira dijo a Radio Bandeirantes que el gobierno fue advertido de los peligros del Daime. Pero aun así, el CONRAD (Consejo Nacional de Políticas de Drogas) legalizó el 26 de enero el uso del té en los rituales religiosos. El 31 de enero, Alexandre Viana da Silva, 18 años , se ahogó en un estanque en la región metropolitana de Belém (Pará), después de pasar la noche en un ritual de Santo Daime. Aparentemente el té hizo que el joven creyera que podía nadar cuando no sabía hacerlo.