La Nueva Provincia (Argentina), 22.08.2011

Un total de 17 personas fueron encontradas por la Policía en estado catatónico por efecto de un poderoso alucinógeno, en cabañas situadas en las sierras cordobesas, entre las localidades de Cosquín y Villa Allende, en el que se habría asentado una secta.

Los afectados, según se comprobó, habían consumido «ayahuasca», una sustancia utilizada por cientos de años por pueblos indígenas de Perú, Brasil y Bolivia, que fue consumido en el marco de actividades realizadas por una entidad llamada «La Fundación Emilio», que se presenta como «Centro Terapéutico Natural».

El comisario Gustavo Godoy, que estuvo a cargo del  procedimiento, indicó que las personas que se encontraban en las  cabañas «sufrían vómitos y descontrol de esfínteres», y atribuyó  las actividades a una «secta».

«Estaban en estado catatónico, en trance, casi  semiinconscientes. Algunos estaban rodeados de baldes para que  hicieran sus necesidades», añadió el jefe policial en  declaraciones a la radio Cadena 3.