Perfil (Argentina), Sergio Enríquez, 26.11.2019

Se trata del portal oficial de los testigos de Jehová “jw.org” que incluye artículos, videos y contenidos de audio en mil idiomas, incluyendo cien idiomas de señas.

“Nuestro trabajo de traducción tiene una larga historia que se remonta a finales de 1800 y ha aumentado drásticamente en los últimos años”, comenta Gerrit Lösch, miembro del Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová.

Asimismo Geoffrey Jackson, también miembro del Cuerpo Gobernante, agrega: “Nos tomó un poco más de cien años alcanzar 508 idiomas, en enero de 2013. Pero es notable que en poco menos de siete años hemos duplicado nuestra capacidad de traducción de 508 idiomas a 1.000”.

El sitio oficial de los testigos de Jehová llegó a un punto que ningún otro lo posee, tener gran variedad de material descargable en cientos de idiomas. En la página de inicio “jw.org” se puede navegar en más de 1000 idiomas, lo que convierte a este sitio en el más traducido del mundo.

El informe de John Yunker, “The Web Globalization Report Card”, que analiza y compara sitios web de todo el mundo afirma: “Los idiomas son la base de todo. En internet y en la vida.  Internet conecta computadoras, pero los idiomas conectan a las personas”.

Incluso Facebook, con soporte para más de 100 idiomas, tiene un largo camino por recorrer. Y aunque el esfuerzo de jw.org es impulsado por voluntarios, incluso supera el sitio web de colaboración abierta más popular del mundo, Wikipedia, con soporte para más de 280 idiomas.

Según el sitio web oficial de los testigos de Jehová afirma que la Argentina se traducen contenidos a 7 idiomas: chorote, pilagá, wichi, toba, romanés, lengua de señas argentina y quichua santiagueño. Colaboran para este fin, 6 RTO ubicadas en distintos puntos del país.

Pero que son las RTO, son siglas en inglés que significan, Oficinas de Traducción Remota. La traducción es realizada por voluntarios bien capacitados que trabajan en unas 350 de estas RTO en todo el mundo. Para garantizar que los traductores utilicen el vocabulario más claro y actual, las RTO se ubican, cuando es posible, donde hay una alta concentración de hablantes nativos, lo que permite que los traductores se sumerjan en el idioma. En dicho entorno, los traductores pueden someter a prueba ciertos términos y expresiones antes de utilizarlos en las publicaciones.

Un ejemplo puntual en la Argentina es el caso del pilagá, hablado en la provincia de Formosa. La RTO que traduce a este idioma se localiza en Las Lomitas, Formosa.

Allí trabajan seis voluntarios, tres de ellos hablantes nativos, traduciendo contenidos para este grupo lingüístico. Este material está disponible en jw.org y algunas escuelas lo han utilizado para mostrar a los estudiantes información en su lengua materna. Izak Marais, quien dirige el grupo de Servicios de Traducción en la sede mundial en Warwick, Nueva York, EE. UU. Comenta: “[…] hemos superado muchos desafíos para hacer que nuestras publicaciones estén disponibles en muchos idiomas en jw.org. De hecho, muchos de esos 1.000 idiomas no tienen otras publicaciones disponibles en la web”. Siendo una comunidad mundial de más de ocho millones de miembros en 240 países. Argentina cuenta con tan solo unos 153 mil miembros con 1980 congregaciones y colaborando con la traducción de siete lenguas. Sin embargo, a los testigos de Jehová no los motiva el beneficio económico. Su objetivo es traducir el mensaje de la Biblia de modo que éste sea preciso, claro y fácil de entender, para el beneficio de los lectores.