MARIFÉ MORENO , El País,  Madrid – 14/06/1989

Cuatro candidaturas que se proclaman ecologistas se disputarán el voto verde en España: Alternativa Verda-Moviment Ecologista de Catalunya, Lista Verde, Los Verdes Ecologistas y Partido Verde. Las dos últimas tienen oscuros orígenes relacionados con sectas y grupos ultraderechistas, según denuncian las que se definen como auténticamente verdes. Las cuatro listas forman parte de esa legión de formaciones menores que también pugnará por el voto y que ha contribuido a que el electorado pueda elegir entre 33 candidaturas.

Lista Verde, coalición de ámbito estatal, y la catalana Alternativa Verda son las dos formaciones ecologistas mayoritarias que concurren por separado a las próximas elecciones al Parlamento Europeo. Ambas fueron unidas en los anteriores comicios de 1987 con el nombre de Confederación de los Verdes y obtuvieron 65.574 votos en toda España, un 0,34% de todos los emitidos.Lista Verde, compuesta por Los Verdes,Los Verdes Alternativos de Madrid, Alternativa Ecoloxista de Galizia y Partido Ecologista de Euskadi, está adherida a Los Verdes Europeos, coordinadora que agrupa a los partidos y listas verdes de los diferentes países del Viejo Continente, con el fin de desarrollar una política conjunta de defensa del medio ambiente, de la paz y de los derechos humanos y sociales, según reza el díptico que han distribuido durante la campaña.

Falta de unidad

La división entre los dos principales movimientos ecologistas españoles se debe «a una crisis interna», según Josep Lluís Freijo, candidato número uno de Cataluña y seis de España por Lista Verde. Josep Puig, de Alternativa Verda, es tajante: «No entramos en su mentalidad estatalista [la de Lista Verde]. No toleramos que no se acepte nuestra independencia». El fundador y líder de la organización ecologista catalana, el periodista Santiago Vilanova, no participa en esta ocasión en la campaña. Un portavoz de su partido justificó la ausencia de Vilanova con un lacónico «está de vacaciones», informa

El cabeza de lista de Alternativa Verda es Albert García Serrats, un químico gerundense, y el número cuatro es Joan Carranza, ex alcalde de Ascó, que se exilió a Gerona cuando entró en funcionamiento el primer grupo nuclear de la central de aquella localidad tarraconense.

Junto a las diferencias que le separan de la catalana Alternativa Verda, la Lista Verde ha polemizado también durante esta campaña con la coalición Izquierda de los Pueblos, que encabeza el presidente de Euskadiko Ezkerra, Juan María Bandrés. El político vasco ha logrado el respaldo por parte del Grupo Arco Iris, al que estuvo adscrito cuando fue eurodiputado.

Lista Verde, además, se opone a que los ecologistas europeos sigan perteneciendo al grupo Arco Iris, en contra del criterio de la organización más fuerte del continente: Los Verdes de la República Federal de Alemania.

Para quienes militan en formaciones pacifistas de mayor antigüedad, Los Verdes Ecologistas .contribuyen a aguar la reivindicación ecologista». Sobre este grupo recaen, además, acusaciones de proselitismo con menores, según ha denunciado la diputada del CDS Pilar Salarrullana.

Los Verdes Ecologistas son considerados una tapadera legal de La Comunidad, una secta perteneciente al movimiento siloísta y que en Argentina defiende la nuclearización «como mal menor para el desarrollo». Varios candidatos de Los Verdes Ecologistas integraron las listas del Partido Humanista en elecciones anteriores.

Otro blanco de quienes asumen desde hace años la bandera del ecologismo es el llamado Partido Verde, al que acusan de ultraderechista. Su nombre resulta de la unión de las primeras letras de un largo enunciado: Vértice Español Reivindicativo del Desarrollo Ecológico, y fue creado en 1982 por el periodista José Luis Barceló, de 66 años.