“Me han cambiado la vida”

Diari de Girona (España), Pep Taberner, 6.08.2017

Cinco menores de Girona tienen que recurrir a apoyo psicológico después de hacer un curso intensivo de «técnicas de aprendizaje».

Por respeto a los afectados se han cambiado los nombres de los protagonistas; por respeto a las familias se explica su versión; por respeto a los que son señalados con el dedo, la historia también incluye los argumentos de la defensa. No estamos en Fargo, ni en la localización de una película de los hermanos Cohen, ni en la de la serie de Noah Hawley. Estamos en Girona; es 5, 6 o 7 de abril; tres adolescentes que terminan la educación secundaria visitan con compañeros de instituto el salón Expojove, en la Feria. Allí son «abordados» por unas chicas «muy simpáticas y muy de todo» que los hacen una demostración «brutal» de técnicas de memoria, cuenta con rostro serio la madre de una de ellas a Diari de Girona. Comienza la historia; primer capítulo.

– Di veinte números al azar -sugieren las «simpáticas» demostradoras.

Las tres estudiantes siguen la cuerda y se quedan «alucinadas» cuando las escuchan repetir la serie numérica de memoria del derecho y del revés, sin ningún truco ni trampa aparentes.

– Si queréis aprender la técnica bien, hacemos un curso en Girona.

A continuación toman los datos de las estudiantes que, al volver a casa, lo explican a los padres. Quieren hacer el curso; quieren ser capaces de hacer lo que han visto; quieren ser unas «cracks». Y al cabo de una semana, acompañadas por sus familiares, se encuentran en una sala del hotel Double Tree by Hilton de Girona. En la platea hay una cincuentena de personas; en el escenario, varios miembros del Curso Genius, que se promocionan en Internet como «el curso de memoria y lectura rápida más copiado del mundo». Hacen más demostraciones; casi todo el mundo se queda con la boca abierta. Termina el show y un grupo de «colaboradores» sale a vender el producto: tres días intensos de teóricas sesiones de aprendizaje de técnicas de memoria y de estudio a un precio de unos 2.300 euros; si se contrata allí mismo, la rebaja es sustancial y la matrícula se queda en los 1.400. Finalmente, la familia de María (el nombre es ficticio), vecina de un pueblo indeterminado de la provincia, accede a contratar el Genius. Los días 26, 27 y 28 de mayo pasados ​​acude a las clases, en el Hilton. La joven se pasa tres días; duerme dos noches allí. La alarma se enciende cuando los padres la recogen (había ido con dos compañeros de instituto); abraza a la madre y se pone a llorar: «me ha cambiado la vida! Esto es brutal! ». Ya en el coche, la joven continúa: «Somos únicos; somos capaces de hacer de todo; me he apuntado de colaboradora; tenemos que volver a Girona a comprar ropa elegante». La alarma se dispara.

– ¿Qué quieres decir con “ropa elegante»? Y de las técnicas de estudio ¿qué? -pregunta la madre.

– Esto es un curso de vida.

Ramón (nombre ficticio), compañero de instituto y de Curso Genius de María, aporta alguna pista más: «Hemos hecho muchas visualizaciones, muchas meditaciones y relajaciones. Hemos escuchado muchas música diferente. Había luces que cambiaban. Hemos estado mucho tiempo con los ojos cerrados. Hemos hecho muchas cosas raras ». Afirmaciones que ponen en vilo a los padres de María, que deciden buscar ayuda de un experto. Miguel Perlado es un psicólogo con una larga trayectoria profesional, especializado en sectas y grupos de manipulación psicológica (es miembro de la International Cultic Studies Association (ICSA), entidad de alcance transfronterizo que estudia «el sectarismo y la influencia excesiva»). Conoce la existencia de Genius, un «grupo operativo», dice, con implantación en Barcelona (tiene una oficina) bajo el paraguas de Your Trainers Group. Fundada en Italia, la organización también ha extendido los tentáculos en Suiza y Estados Unidos, entre otros países; de hecho, el líder (master trainer), Luca Lorenzoni, con estudios de Económicas y afición por el boxeo, pasa largas temporadas en una mansión de Florida, desde donde suele grabar vídeos con mensajes para sus miles de seguidores que cuelga en Facebook ( «a veces no hay muchas opciones; a veces tienes que tener fe», afirma en uno de los posts). En Cataluña, el emisario de Lorenzoni es Giacomo Navone (senior trainer): «haz lo que te guste; honra lo que hagas », aconseja en la web corporativa. Los últimos meses Perlado ha ayudado cinco familias de Girona a superar el susto provocado por el Curso Genius; se trata de casos que se parecen y que tienen preadolescentes como protagonistas. En Barcelona ha intervenido en una quincena de casos vinculados a este grupo y en Madrid, donde la estructura hace relativamente poco que opera, en siete. Hasta aquí el segundo capítulo. Pero explica este experto que Your Trainers Group, vía Curso Genius, se ha implantado también en Palma de Mallorca. La trama, pues, como en una serie, continúa. «No se puede hablar de secta destructiva», expone Miguel Perlado, pero sí de una «organización de comportamiento y funcionamiento sectarios». Con María este psicólogo se pasó tres horas y media en la primera visita. Y el caso confirmaría la tesis, explica Perlado: «los niños cambian mucho» después de «reuniones largas e intensas» (el curso). Hablan, incluso, con «palabras clave».

Lo que seduce al joven es «la idea de pensar que será un crack» en los estudios, profundiza este experto; pero «pasa un tiempo» y ya quiere «entrar a formar parte de la organización y, si es necesario, irse de casa». En dos de los casos que ha atendido Miguel Perlado «no se ha podido ni intervenir para ayudar a los jóvenes”, porque “están intensamente implicados». «No podemos acceder a la persona; el nivel de implicación es total y viven en pisos con otros miembros », añade.

Apunta el psicólogo que «las formas de atraer a los chicos, de encapsular la experiencia y de aislar los jóvenes son típicas de grupos que presentan ciertos comportamientos sectarios que conllevan cierto riesgo, sobre todo en preadolescentes». Las técnicas de memoria funcionan («las usaban ya los griegos y los romanos»); ahora bien, razona: «si esto se convierte en el anzuelo para lograr una fidelización absoluta a la organización y que el joven termine poniéndose la camiseta del grupo y atrayendo más clientes por la calle como ves que pasa aquí en plaza Cataluña (Barcelona» y el siguiente paso» es «vamos a vivir juntos, ¿de qué estamos hablando? ¿ De técnicas de memoria? ¿De crecimiento personal? ¿De una convivencia común? La difuminación de los límites es problemática». Los expertos hablan de sectas de segunda generación, de grupos que rehuyen el esoterismo y que no tienen por qué estar asociados a creencias religiosas. Son lo que se conocen como grupos de manipulación psicológica; perseguirlos policial y judicial es complicado (el artículo 515.2 del Código Penal reconoce el control de la personalidad, pero en el caso de personas adultas resulta complicado demostrar nada). Ninguna de las familias que ha atendido Perlado ha denunciado.

El caso de María y de sus dos compañeros, sin embargo, ha llegado a conocimiento de los Mossos d’Esquadra (instituto donde estudian también está al corriente). Agentes policiales especializados en grupos de manipulación psicológica se reunieron con los jóvenes y las familias. En medio del encuentro (1 de junio), llega un mensaje de texto al móvil de la chica. Lo envía su mentor: «Acabo de descubrir que tu madre no quiere que colabores, que piensa que somos una secta. Cualquiera puede entrar y salir. Si me conociera no me juzgaría por lo que lee en Interne». Espaldas cubiertas. ¿Último capítulo?

La organización se defiende: «Son mentiras muy grandes»

«Si quieres inscribirte al curso, clica aquí». Dicho y hecho. Genius se puede contratar en la web corporativa de la organización. Basta con dejar una dirección electrónica y un teléfono de contacto. Una vez hecha la inscripción, comienzan a entrar mensajes en el buzón de correo personal: «la concentración es el mejor antídoto contra el fracaso»; «Quiero hacerte otro regalo (un libro electrónico con 50 + 1 consejos para recordar con más facilidad lo estudiado)». Más: «acepta un consejo: en cualquier actividad que desees o quieras hacer, ENCUENTRA un mentor, ENCUENTRA quien te pueda enseñar cómo realizar esta tarea facilmente y bien». Firma los mensajes Giacomo Navone, el responsable de Curso Genius en España. «La situación [las acusaciones de funcionamiento sectario hacia la organización] me parece increíble», dice, y añade: «tengo miles de alumnos en España y he tenido problemas con un par de familias de Girona y dos o tres de Barcelona ; estamos hablando de un porcentaje muy pequeño ».

En esta línea, precisa que «no podemos gustar a todo el mundo» y recuerda que la persona que contrata el curso tiene «una garantía: puedes venir dos días y, si no te convence, te devuelvo dinero». Sobre los casos de Girona, Navone apunta que «las familias que se han quejado son clientes de otro instructor de Barcelona [Genius funciona como una franquicia]; se terminó el curso y todo perfecto, pero luego llegó el padre a una presentación y nos dicen que somos una secta. Increíble. No entiendo que se hable de nosotros en estos términos. Son mentiras muy grandes ». Prosigue: «tengo el testimonio de miles de personas que han hecho el curso conmigo; enseño técnicas de aprendizaje. Con esto puedo montar una secta. Por favor, no digamos tonterías! ». El curso, precisa, dura 72 horas y de estas «sólo siete» se dedican a la motivación de los alumnos; «No tener ganas», sostiene Navone, es una de las principales causas del fracaso en los estudios. Por tanto, «si no motivo esta persona, las técnicas no sirven para nada». Y «si no te gusta [el curso] te devuelvo dinero», reitera.

Unas 30 personas trabajan para Genius en España; «Son profesores y les pago para dar cursos; son autónomos; hacen un trabajo normal », asegura Navone. Ahora, avisa, «las mentiras pueden crear problemas a la gente que trabaja para mí, que no tienen un sueldo fijo; si dices que somos una secta, creas un prejuicio enorme que no pago yo, que trabajo en Londres y en Estados Unidos ». Y termina: «me parece una locura que alguien pueda decir esto; estamos hablando de dos familias contra miles; puedo hacer que te llamen miles de personas y te hablen bien del curso; es de aprendizaje; lo hacen de 300 a 400 alumnos al mes en España y 2.000 en el mundo».

El precedente: el caso se debate en el Parlamento italiano el año 2011

Un diputado interpeló al Gobierno a raíz de la alerta de 4 familias que vieron el «cambio radical» en sus hijos.

El 28 de junio de 2011, la expansión de Your Trainers Group por Italia fue motivo de discusión en el Parlamento de ese país. La pregunta la hacía Domenico Scilipoti, del grupo Popolo y Territorio, a los Ministerios de Justicia y de Educación, y expresaba preocupación por la actividad de la organización en el país. Advertía que cuatro familias se habían quejado por el «cambio radical» que habían experimentado sus hijos después de haber seguido alguno de los cursos de Your Trainers Group, donde ha terminado naciente Curso Genius, y ponía de relieve que «ninguno de los miembros de esta sociedad »disponían de titulaciones en« psicología, pedagogía, ciencias de la formación o psiquiatría », por lo que habrían cometido« intrusismo profesional ». Los cambios detectados por las familias se habrían producido, razona Scilipoti en la pregunta, a partir de una «persuasión sutil, que modifica el carácter y los hábitos del individuo, tales como dormir poco, tener menos tiempo para la vida privada, abandonar los amigos, aislarse ». En la respuesta, la entonces ministra de Educación, Mariastella Gelmini, se limitaba a exponer que el comportamiento «de aquellos individuos no habilitados [por una titulación] que ejerzan actividades reservadas a psicólogos y psiquiatras» puede ser perseguido por la ley. Y que si «los sujetos en cuestión (…) inducen las presuntas víctimas en el error a fin de procurarse un beneficio ilegítimo» les aplicaría el artículo 643 del Código Penal, en el supuesto de que los afectados fueran menores o discapacitados. A continuación, Gelmini recordaba que las personas que se crean «víctimas de abuso» pueden pedir el resarcimiento del daño.

La cosa no pasó de ahí. «El Parlamento respondió que no éxito nada», apunta Giacomo Navone, máximo responsable de Curso Genius, sobre aquel episodio. Y, en esta línea, sostiene que ahora y hoy, los Mossos tampoco tienen nada contra Curso Genius. «Fui a los Mossos en un pueblo cercano a Girona, acompañado de otro instructor [del Curso Genius], les di el pasaporte, el DNI y documentos de empresa (…) y me respondieron que no hay nada, que no me conocen y no saben quién soy ». «Estuve toda una mañana. ‘No hay nada contra ti’, me dijeron », relata.

– Y los trabajadores de Curso Genius en Cataluña viven en común?

– Por favor! Viven con sus familias! Si los colaboradores son de Andalucía y han estudiado en Barcelona, ​​por ejemplo, alquilan un piso con otros compañeros y viven juntos, nada más.