El País, Madrid. – 21/12/1988

En relación con la noticia publicada en su periódico el 12 de los corrientes, y en la que parece afirmarse que la diputada de la Democracia Cristiana Pilar Salarrullana citó expresamente mi nombre e incluyó a CAUSA-España entre las llamadas sectas destructivas, quiero manifestar que, de ser cierta la información, estimo lamentable que una diputada tenga un concepto tan estrecho de los derechos constitucionales de libertad de asociación y de presunción de inocencia.

En efecto, CAUSA-España, de la cual soy secretario general, es una entidad legalmente inscrita en el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior y que además ha tenido y tiene a gala permanentemente invitar a las autoridades a los actos que realiza.

Igualmente hemos hecho con la diputada Salarrullana para que pudiera tener información personal y directa, sin que hasta el momento se haya dignado asistir ni solicitarnos información alguna.

Por ello, mucho me temo que si la citada diputada suele fundamentar sus propuestas parlamentarias en informaciones tan superficiales e indirectas, no resulten de gran valor para construir la España de respeto, diálogo y progreso que necesitamos.

Enrique Sánchez. Secretario general de CAUSA-España