El Mundo, 9.8.2008

En las Islas existen unas cincuenta personas que mantienen algún tipo de relación con la Iglesia de la Cienciología. Religión o secta, lo cierto es que este sistema de creencias fundado en 1952 por el escritor estadounidense L. Ron Hubbard y que se basa en la existencia de más de una vida y en la bondad de las personas, comienza a proliferar entre las personas de la Comunidad.

Así lo expresa el responsable nacional de Scientology en España, Iván Arjona, quien destacó que, además de estas personas, que de forma regular asisten a conferencias y eventos que tienen lugar en Madrid, puesto que en Baleares no hay “misión” de la Iglesia, -término con el que se conoce a las delegaciones- existen una decena de cienciólogos de nacionalidad extranjera que residen en la Comunidad sólo en verano, y que en invierno asisten a estas Iglesias en sus países.

El 80% de las personas de las Islas interesadas en la Cienciología se encuentran en Mallorca. Sin embargo, además de este medio centenar de “seguidores”, el número podría ser bastante mayor puesto que “no existe un registro de cienciólogos”, indica Arjona.

Asimismo, cabe destacar que la Cienciología no implica “exclusividad”. “Somos muy abiertos”, detalló el presidente de la Iglesia en España al explicar que esta creencia “puede complementar” las religiones de los individuos, “tenemos cristianos o musulmanes entre los fieles”, señala.

Sobre el aspecto comercial de la Iglesia, Arjona sostuvo que “la gente puede asistir a los eventos gratuitamente” así como “venir a la biblioteca” que Scientology tiene en la capital. Sin embargo, las personas que deseen un “seguimiento más exhaustivo deberán realizar una donación”, precisa.

Cursos de 25 a 1.000 euros

El precio de los cursos oscila entre los 25 euros, de los más sencillos, y los 1.000, los que tienen la duración de un año. Por otra parte, los libros van desde los 15 euros. Sin embargo, uno de los servicios que podría resultar más caro para los fieles son los asesoramientos espirituales -llamados auditaciones-; además, existen “aportaciones para que la Iglesia se mantenga”, explica Arjona.

Sin embargo, según detalla el presidente, estos asesoramientos espirituales o auditaciones tienen13 niveles diferentes o “niveles de perfección” y en el primero de ellos, el básico, no es necesario la intervención de un ministro -lo que sería un cura en otras religiones- puesto que “bastaría” con la ayuda de otro cienciólogo que se hubiese formado en este aspecto mediante un curso.

La misión de estas auditaciones es “autoexaminar las distintas áreas de la vida” del fiel “sin sugerir nada para que encuentren su propia respuesta” de manera que se vaya “conociendo a sí mismo” y sea “más capaz de interactuar con los demás”.

Es mediante estos asesoramientos espirituales, según explicó Arjona, cuando los seguidores de la Iglesia pueden llegar a percibir “que han tenido más de una vida” puesto que “van liberando los recuerdos” que tuvieron en las existencias precedentes. La Cienciología defiende que “cuando un cuerpo muere el alma pasa a un recién nacido”; sin embargo, no todos los seguidores de la Iglesia comparten todas estas creencias y “no por no creer en algo son menos cienciólogos”, sostuvo el presidente.

En Scientology no existe “un dogma sobre qué es Dios” puesto que cada uno debe llegar a “su propio descubrimiento”; asimismo, tampoco hay “una obligación de asistir a la Iglesia” aunque sí hay una “ceremonia de nombramiento” de los niños -que sería similar al bautismo cristiano- y un “servicio dominical” en el que se realiza una lectura del credo de la Iglesia y de un artículo del fundador Hubbard.

A pesar de que todavía no existe una misión en Baleares, “el plan” de la Iglesia es “tener una en cada Comunidad Autónoma en los próximos cinco años”. Para que se produzca la apertura de una en las Islas únicamente sería necesario que algunas personas interesadas tomasen la iniciativa, explicó Arjona.

¿Religión o Secta

Preguntado sobre los rumores que indican que Scientology es una secta, Arjona recuerda que este término según lo define la Real Academia Española (1.Conjunto de seguidores de una parcialidad religiosa o ideológica; 2.Doctrina religiosa o ideológica que se diferencia e independiza de otra; 3.Conjunto de creyentes en una doctrina particular o de fieles a una religión que el hablante considera falsa) “no tiene nada peyorativo”.

En este sentido, hace hincapié en que la Audiencia Nacional dictaminó, en octubre de 2007, “que debía ser inscrita como entidad religiosa”. La Audiencia Nacional entendió que los estatutos de Scientology cumplen con los requisitos formales por lo que anuló una resolución en la que se denegó esta misma petición en el año 2005, de manera que se reconoció su derecho a ser inscrita en el Registro de Asociaciones Religiosas del Ministerio de Justicia.

Asimismo, Arjona indica que este es un argumento que se esgrime “por desconocimiento” y que “invitamos a todos” a entrar en nuestro local de Madrid, puesto que “no somos selectivos”.