The Tamba Bay, Joe Childs and Thomas C. Tobin, 22.09.2012

[Traducción: Luís Santamaría/RIES . Revisión: Miguel Perlado]

El líder de la Iglesia de la Cienciología, David Miscavige, ordenó vigilar a uno de sus antiguos rivales de la iglesia en una operación secreta que duró 25 años y que costó millones de dólares de los fondos de la Cienciología, según alega una demanda en Texas.

Los dos investigadores privados que presentaron la demanda dicen que la iglesia los contrató para llevar a cabo una vigilancia intensiva sobre Pat Broeker, un líder de la iglesia que trabajó de cerca con el fundador de la Scientology, L. Ron Hubbard, en los años 70 y 80. Broeker fue derrocado por Miscavige en una lucha por el poder tras la muerte de Hubbard en 1986.

Operación Broeker

Paul Marrick y Greg Arnold alegan que cinco años después de la “Operación Broeker”, la iglesia estuvo de acuerdo en emplearlos permanentemente, pero dejó de hacer los pagos a principios de este año. Los dos están buscando compensación por daños y perjuicios, alegando que la Iglesia de la Cienciología hizo declaraciones falsas y violó su acuerdo con ellos.

La portavoz Karin Pouw dijo que Scientology no tenía ningún comentario, ya que no había visto la demanda, que fue presentada el pasado 20 de septiembre en San Patricio County, cerca de Corpus Christi.

La Operación Broeker fue revelada por primera vez en 2009, cuando los antiguos ejecutivos de la iglesia Marty Rathbun y Mike Rinder dijeron al Tampa Bay Times que Miscavige quería saber sobre cada movimiento de Broeker a su salida de Scientology. La demanda no sólo corrobora su historia, sino que abunda en extraordinarios detalles sobre la operación.

Marrick, de Colorado, y Arnold, de California, dicen que, bajo la dirección de la iglesia, siguieron a Broeker mientras se movía por los Estados Unidos y por el extranjero. La demanda dice que grabaron sus llamadas telefónicas, registraron su basura, hicieron fotos y vídeos y “se comunicaron con él de manera fraudulenta”.

Su abogado, Jeffrey Ray, dijo que Scientology pagó a los hombres un total de entre 10 y 12 millones de dólares a lo largo de los 25 años que duró la operación. Esto equivale a entre 33.000 y 40.000 dólares al mes. Dijo Jeffrey: “se trata de una operación totalmente secreta que sólo un pequeño puñado de personas conocía, sin nada por escrito: ningún contrato por escrito, ni facturas, no hay nada”.

Jeffrey dijo que la secta pagó a los hombres varios años mediante el depósito de dinero en efectivo en su cuenta bancaria cada mes. Más tarde, se les dijo que iniciarían una corporación, y los pagos fueron enviados a la cuenta de la corporación. El abogado también dijo que Marrick y Arnold pagaron los impuestos de la renta sobre el dinero y llevaron a cabo sus investigaciones profesionalmente.

También investigaron a un gobernador

Miscavige recibió informes regulares, declaró Jeffrey. Y cada vez que los investigadores encontraron alguna cosa de interés en la basura de Broeker, lo enviaron a la iglesia. Los hombres también hicieron otros trabajos para la Scientology, incluida la vigilancia de Mitch Daniels, gobernador de Indiana, según dice la demanda. Esa operación se habría producido a principios de los 90, cuando la secta estaba en guerra con el gigante farmacéutico Eli Lilly and Co. En ese momento, Daniels era el vicepresidente de la empresa.

Marrick y Arnold también dicen que han llevado a cabo la vigilancia sobre Rathbun y Rinder. Rathbun salió de la iglesia en 2004, y en 2007 lo hizo Rinder. Desde entonces, han sido líderes en un movimiento creciente de cienciólogos “independientes” que se oponen a la manera de cómo Miscavige está dirigiendo Scientology.

Marrick y Arnold saben dónde está Broeker. Pero Jeffrey dijo que quiere “tenderle la mano” con “cierto nivel de sensibilidad” antes de revelar nada públicamente. “Podría muy bien ser un testigo”, dijo Jeffrey.“Aunque hasta donde sabemos, él no era consciente de que estaba siendo vigilado desde hace 25 años”.

Durante años, Scientology ha insistido en que no contrata a investigadores privados. Se ha dicho que sus abogados a veces los contratan como parte de la práctica estándar de litigio para proteger los intereses de la iglesia. Sin embargo, la demanda dice que Marrick y Arnold trataron directamente con el personal de Miscavige, no con abogados, y que Miscavige temía que Broeker pudiera algún día tratar de recuperar su posición.

Broeker se marchó en silencio y no era una amenaza para Scientology, señaló Jeffrey. La operación de vigilancia “simplemente parece incompatible con su misión”. A cinco años de la operación, los dos investigadores comenzaron a preocuparse por si nadie los contrataría cuando ya no los necesitara la iglesia. Dicen que se les dijo que Scientology negaría tener conocimiento de ellos o de su trabajo, si alguien preguntaba.

Los dos hombres comenzaron a buscar trabajos en su campo profesional anterior: la aplicación de la ley. Pero cuando el personal de Miscavige se enteró de ello, les dijeron a los hombres que no se marcharan, que la secta les pagaría permanentemente, incluso si la operación Broeker terminaba. Según la demanda, Scientology dijo que trataría a los hombres mejor que si tuvieran ese trabajo que buscaban. La demanda argumenta que la iglesia está obligada legalmente por esas palabras, incluso aunque no haya contrato escrito que dé fe de ello.

Jeffrey dijo que los pagos de Scientology se convirtieron en irregulares y se detuvieron por completo a principios de este año.

También afirmó que contactaron con él después de que él representara a Debbie Cook, una alta ejecutiva de Scientology que se manifestó en contra Miscavige en enero y febrero. La iglesia demandó a Cook, pero más tarde llegó a un acuerdo que le obliga no volver a hablar de nuevo sobre Scientology.