Terra (Asia), 6.09.2012

Los vietnamitas que sufren enfermedades relacionadas con el agente naranja están experimentando un tratamiento de “desintoxicación” que incluye saunas y vitaminas, desarrollado por la Iglesia de la Cienciología pero que ha sido criticado como pseudocientífico.

Los cienciólogos ya utilizan el “método de Hubbard” para atender a los drogadictos y los alcohólicos. Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, la Iglesia estableció un centro en Nueva York que ofrece un servicio similar para los socorristas que pudieron haber estado expuestos a toxinas.

El administrador adjunto de la Asociación Vietnamita de Víctimas del Agente Naranja, Dau Xuan Tuong, dijo el jueves que un grupo de 24 personas llegó a un hospital militar en Hanoi para recibir tratamiento gratuito durante un mes. Aseguró que 22 personas se sometieron al tratamiento en 2011 en la provincia norteña de Thai Binh.

“Su salud ha mejorado después del tratamiento y algunos vieron desaparecer sus enfermedades crónicas”, dijo. “Tenemos que hacer más investigación científica para determinar su impacto”.

El ejército de Estados Unidos arrojó unos 75 millones de litros (20 millones de galones) de agente naranja y otros herbicidas sobre una cuarta parte de la ex Vietnam del Sur entre 1962 y 1971, diezmando unas dos millones de hectáreas (cinco millones de acres) de selva para remover el follaje que ocultaba a los combatientes enemigos.

Las dioxinas que contenía el agente naranja se han relacionado desde entonces con defectos de nacimiento, cáncer y otras dolencias, pero Estados Unidos sostiene que no hay pruebas de que la sustancia haya provocado problemas de salud entre los vietnamitas. Sin embargo, Washington si ha compensado a los soldados estadounidenses por dolencias que dicen les causó el agente.