Público (España), Begoña Piña, 15.08.2012

Paul Thomas Anderson, que ha esperado siete años para regresar al cine, tras la celebrada There will Be Blood (Pozos de ambición), ha hecho su reaparición a bombo y platillo. Su nueva película, The Master, llega acompañada de la polémica. El cineasta no solo ha rescatado a Joaquin Phoenix, uno de los mejores intérpretes de su generación y que se ganó hace unos años el veto de Hollywood, sino que además con el filme ha provocado a la todopoderosa Iglesia de la Cienciología.

Con Philip Seymur Hoffman, Amy Adams y Laura Dern completando el reparto, la película se ha considerado una velada crítica a la organización (en España no está considerada secta) en la que se hace un retrato ‘inconveniente’ de su fundador, L. Ron Hubbard (1911-1986). En ella se cuenta la historia de Lacaster Dodd, un carismático escritor, que después de la II Guerra Mundial funda una organización religiosa, un culto con el que recoger almas perdidas. Uno de los primeros ‘cautivados’ es Freddie Quell, una especie de vagabundo que, poco a poco, se convierte en su mano derecha. Con el tiempo y a medida que la secta va ganando seguidores, el joven empieza a hacerse preguntas acerca de esa fe y de su mentor.

The Cause es el nombre de la secta en la ficción, en la que hay muchas similitudes con la historia real de la Cienciología. Hubbard, escritor de ciencia-ficción y novelas pulp en los cincuenta, también participó en la guerra. En 1951, el mismo año que en el guion, fundó un culto religioso. Se casó con Mary Sue, nombre que se conserva en el filme para el papel de la mujer de Dodd… y las coincidencias siguen. A pesar de ello, los productores niegan que The Master esté basada en la Cienciología y el propio director dice que es solo la historia del viaje de un soldado después de la guerra y las cosas que le suceden y le llevan a unirse a esta organización religiosa. Por su parte, Karin Pouw, portavoz de la Iglesia de la Cienciología, aseguró: “No hemos visto la película, por eso, no podemos decir nada, solo sabemos lo que hemos leído en la prensa”.

El extraño recorrido de la película dio pie, sin embargo, a muchas informaciones y conjeturas, que finalmente han culminado con titulares y artículos que aseguran que ha habido presiones, deserciones y algo más que cabreos a causa del filme. A finales del 2009 aparecieron las primeras noticias sobre The Master. En ellas se contaba que Paul Thomas Anderson estaba trabajando en un guion sobre el fundador de una secta religiosa, que el mismo director describió entonces como una organización muy parecida a la Cienciología. Philip Seymour Hoffman estaba ya entonces en el reparto. Universal Pictures se embarcó en el proyecto para dar marcha atrás poco después alegando ciertos problemas con el guion. Una explicación que después cambió por la de que el proyecto necesitaba un presupuesto demasiado elevado, de 35 millones de dólares. La fructífera relación profesional entre el estudio y Tom Cruise, reconocido miembro de la Cienciología, sirvió a la prensa especializada para aclarar la retirada de Universal. Los hermanos Weinstein aprovecharon la oportunidad y se quedaron con el proyecto.

En agosto de 2010 comenzó el rodaje de la película, con Jeremy Renner (protagonista de la nueva entrega de Bourne). En septiembre tuvo que posponerse el trabajo y el intérprete, además, se retiró diciendo que no se había identificado con la historia. Su papel recayó entonces en manos de Joaquin Phoenix. Otros actores que rehusaron trabajar en el filme fueron Reese Witherspoon, Amanda Seyfried, Emma Stone y Deborah Ann Woll. Para muchos periodistas, estas fueron deserciones provocadas por temor o por presiones.

Por fin, en mayo del pasado año se reanudó el rodaje con Phoenix en el papel de Freddie Quell, lo que avivó un poco más la polémica sobre el filme. El actor consiguió enemistarse con Hollywood con I’m Still Here, un falso documental dirigido por su cuñado Cassey Affleck, donde narraba su supuesta experiencia propia. Anunciaba que se retiraba, que se sentía contaminado por la falsedad de Hollywood, y comenzaba una nueva vida como cantante de hip hop. Meses de aspecto desaliñado, sucio y desagradable. La cámara recogía las parodias de sus antiguos compañeros, que llevaron sus burlas a la gala de los Oscar. El acoso contra Phoenix fue duro y largo. Ahora, el intérprete reaparece por la puerta grande con esta película, para la que ya ha cosechado impresionantes elogios por parte de los que la han visto.

Aquel mes, Anderson enseñó el guion a Tom Cruise, con el que trabajó en Magnolia. Inmediatamente después se publicó la noticia de que el actor había manifestado su irritación por algunos diálogos, pero la cosa no pasó de ahí.

A principios de agosto, el propio Paul Thomas Anderson presentó The Master en una proyección sorpresa en la American Cinemateque de Santa Mónica. La película, que ha recibido la calificación R de la Motion Pictures Association of America (“puede contener lenguaje fuerte o muy fuerte énfasis sexual, desnudez explícita y fuerte, fuerte contenido de violencia y gore inquietante, o de fuerte contenido de drogas), se ganó notabilísimas alabanzas, todas entusiastas. John Weells, del Hollywoods Elsewhere, por ejemplo, celebraba la película, subrayaba la sobresaliente calidad de Philip Seymour Hoffman y aseguraba que “Phoenix ganará el Oscar al mejor actor a menos que Daniel Day Lewis le supere con su trabajo en Lincoln. Esto es territorio Toro salvaje para él”.

Ahora, a punto de mostrarse en el Festival de Venecia y poco antes de su estreno, en septiembre, en EE.UU. y Canadá, The Master se presenta como una de las bombas de la temporada, no solo por la agria polémica provocada, sino por la expectación que ha conseguido la reunión de talentos que hay en ella.

Ron L. Hubbard y la Cienciología

Ron L. Hubbard publicó un estudio de la mente, Dianética, del que surgió otro posterior dedicado al espíritu humano. Este fue el origen de la Cienciología. Una organización religiosa, según la cual, hace 75 millones de año, Xenu, dictador de la Confederación Galáctica, trajo miles de millones de personas a la Tierra en naves espaciales. Los desembarcó alrededor de volcanes y los aniquiló con bombas de hidrógeno. Sus almas se reunieron en grupo y se fundieron con los cuerpos de los vivos. Otras leyendas sobre civilizaciones alienígenas y su intervención en nuestro planeta completan la doctrina de esta iglesia.

Un culto reconocido en EE.UU. y en España, pero que es considerado “banda criminal” en Francia, “organización financiera” en Alemania, y que ha acaparado causas judiciales en muchos otros países del mundo, como Canadá y Reino Unido.La organización ofrece cursos de autoayuda y mejoramiento personal a sus miembros. Como los precios son muy elevados -un curso intensivo de 13 horas cuesta algo más de 6.000 euros-, los que no pueden pagarlo tienen la posibilidad de entrar en la iglesia como parte del personal, pero si desean retirarse, deberán pagar el importe adeudado.
Con 10.000 templos repartidos por 160 países del mundo, la Iglesia de la Cienciología protagoniza una sonora batalla contra la psiquiatría, declara la conducta homosexual como una perversión y una enfermedad y mima a las estrellas de Hollywood que están en sus filas – Tom Cruise, John Travolta, Juliette Lewis…- como sus mejores embajadores.