El Mundo, 16.06.2011

Janice Meyer, de 57 años, es un miembro veterano de la Iglesia de la Cienciología. En 1985 obligó a una niña a mentir y a proporcionar información falsa a la policía australiana respecto a los abusos sexuales que sufrió por parte de su padre putativo, también cienciólogo, según informa el diario ‘Syndey Morning Herald‘.

La víctima reconoció en una televisión australiana que Meyer la obligó a negar cualquier cargo de abuso sexual. La madre de la chica hizo acusaciones similares contra la juzgada. Ambas mujeres eran miembros de la Cienciología por aquel entonces.

Meyer es la presidenta internacional de la Comisión de Ciudadanos por los Derechos Humanos, una institución creada por los cienciólogos que se dedica a promover campañas contra la psiquiatría.

La acusada niega todos los cargos contra ella. Afirma que son “flagrantemente falsas”.

Las indagaciones respecto a la Iglesia de la Cienciología en Australia han sido liderada por un senador independiente, Nick Xenophon, miembro del Parlamento. Este político quiere que se lleve a cabo una investigación judicial sobre las prácticas de esta iglesia.

“Demasiadas víctimas de la Cienciología han hablado para que este asunto sea ignorado. Una investigación judicial no sólo identificará cualquier mala práctica, también permitirá averiguar si estas malas prácticas son sistemáticas”, declaró.

Por ahora, la Iglesia de la Cienciología se ha negado a comentar el asunto.