EL Periódico de Melilla, 2.12.2004

Las organizaciones Melilla Acoge y REMAR, instalaron ayer sendas mesas informativas en la Plaza Menéndez Pelayo en las que repartir dípticos sobre el VIH, aprovechando la celebración del Día Mundial del SIDA. La intención, concienciar a los melillenses sobre la necesidad de apoyar a los enfermos.

Germán Manchado, enfermero de Melilla Acoge, explicó que con motivo del Día Mundial del Sida esta entidad ha repartido entre los melillenses dípticos informativos, lazos rojos y preservativos.

“Los dípticos informan sobre las vías de contagio del VIH-SIDA. Lo que queremos transmitir, es que ésta es una enfermedad como otra cualquiera, e ir eliminando tabúes, porque aunque sí vemos que todo el mundo está concienciado en lo que es el SIDA, no se encuentra esa misma concienciación a la hora de tratar a los enfermos”, dijo.

Concienciación

Indicó que ese escaso apoyo al enfermo se debe principalmente al desconocimiento que aún hoy en día sigue existiendo en cuanto a las vías de transmisión. “Hay personas que piensan que pueden contagiarse por un beso o un abrazo, pero este desconocimiento se da en aquellos que tienen un nivel cultural relativamente bajo, porque la inmensa mayoría de los ciudadanos sabe que sólo se transmite por relaciones sexuales sin preservativo o por uso de jeringuillas”.

La asociación contó además ayer con la participación de dos actrices del grupo de teatro Phoenix. Mientras una de ellas repartía lazos y preservativos, la otra, vestida de negro y con la cara pintada, asustaba a los transeúntes haciéndose pasar por el virus del SIDA. “De esta forma se demuestra que de la misma forma que ella, con sus gritos y gestos, asusta a la gente, que el virus del SIDA sigue provocando miedo y rechazo en la sociedad”, Germán Manchado.

Melilla Acoge desarrolla en su sede del Barrio del Real, cerca de Mar Chica, un programa de promoción para la salud dirigido a inmigrantes, en concreto a la población de mujeres inmigrantes que en un 90% se dedican a la prostitución. Se las intenta captar para que participen en estos programas para la salud, y prevención del SIDA y otras enfermedades venéreas, ofreciéndoles también la posibilidad de participar en cursos de alfabetización.

REMAR

La organización REMAR instaló también este año una mesa en la Plaza Menéndez Pelayo, en la que ofrecer información sobre el SIDA y recaudar fondos para la entidad. Según explicó Antonio Herrera, miembro de REMAR, “el nuestro es un centro de rehabilitación de toxicómanos que cuenta con algunos seropositivos. Subsistimos a base de trabajo, portes, mudanzas o venta de muebles y una vez al año instalamos una mesa expositora en la que recogemos donativos para la obra de Dios que se realiza en este centro cristiano”.

En estos momentos el Centro REMAR de Melilla cuenta con cuatro miembros, dos de ellos seropositivos, como es el caso de Antonio Herrera, que desde hace veinte años convive con la enfermedad. Explicó que en la ciudad no se atienden los casos graves de drogodependencia, sino que son derivados a la red de centros de REMAR en la península. En el caso de extranjeros indocumentados, casi la mayoría de los que acuden en busca de ayuda, “los enviamos a Bettel, que también es otro centro cristiano de rehabilitación”.

Antonio Herrera señaló que su esperanza “está en Dios y él ayuda mucho. Pero cualquier persona que tenga esta enfermedad si se toma la medicación y lleva una vida ordenada, en el sentido de no fumar ni beber, puede vivir muchos años sin problemas”. El no ha sentido el rechazo de la sociedad, pero es algo que no le preocupa, porque tiene puesta su fe en Dios.