Público (España), 6.06.2013

Vecinos del barrio de Rosales denuncian que Remar es, en realidad, una secta. Miguel Díez, su fundador, predica que las mujeres “provocan” que se abuse de ellas y compara a gays y lesbianas con “Satanás”.

“Es cierto que hay muchos más casos de padres que violan a sus hijas que de hijas que violan a sus padres, pero también es cierto que hay muchos casos de hijas que seducen a sus padres”. Así predica Miguel Díez, fundador de la ONG Remar, cuya facción aragonesa está a punto de levantar una nueva sede en Zaragoza.

El Ayuntamiento de la ciudad, según ha informado este jueves La Sexta Noticias [ver parte 3-minuto 2 del informativo], ha cedido 4.000 metros cuadrados de terreno público por valor de 4 millones de euros, durante 75 años, a la polémica organización. Los vecinos del barrio de Los Rosales, donde se ubicará el nuevo centro, han denunciado esta situación y hna intentado paralizar judicialmente, sin éxito, las obras de lo que ellos consideran “una secta”.

Según informa El Periódico de Aragón, los tribunales han denegado en varias ocasiones la petición de la asociación de vecinos Entrelagos de Rosales del Canal porque, alegan los jueces, “el perjuicio que alegan los vecinos está relacionado con la actividad que se pretende desplegar en la edificación, más que a la propia construcción en sí misma”.

Por su parte, el Ayuntamiento de la ciudad defiende –según el citado diario– que Remar “cuenta con todos los permisos necesarios” para su instalación en el barrio.

Otras perlas de Díez

A pesar de todo, los vecinos denunciantes continúan rebelándose contra la instalación de Remar en su barrio porque “no responde a las necesidades reales” que necesitan en cuanto a servicios se refieren.

Y es que, el portavoz de Remar Aragón suscribe -como se deduce de sus palabras en La Sexta Noticias- las palabras de Díez. El fundador, además de justificar que las mujeres provocan a quienes abusan de ellas, acumula en su currículum otras perlas dialécticas con claros tintes homófobos.

“[Antes] muchos daban la vida antes que perder el honor. Hoy estos valores se han ido al traste […] Hoy algunos no dan importancia a que sus hijos les deshonren cayendo en fornicaciones, en la homosexualidad…no saben lo que es vivir en dignidad”, sentencia el predicador en este vídeo de Youtube. En el siguiente, el ataque va dirigido a las mujeres lesbianas: “Algunas jóvenes quieren ser monstruos porque no se aceptan. Y porque no se aceptan pueden llegar a querer ser hombres […] Han perdido su feminidad y pueden acabar siendo lesbianas […] por culpa de rechazos y complejos”.