La Nación (Paraguay), 9.05.2012

“En primer lugar, no trabajamos con niños, por lo tanto, es falso que Remar esté utilizando a niños para recaudar”. Así de enfático fue el pastor Pedro Pastora Martín, el español director de la organización Rehabilitación de Marginados (Remar), al desmentir que la institución esté pidiendo dinero en la calle mediante la actividad de los menores de edad.

El pastor también negó que se les haya quitado licencia para operar, citando que de hecho tienen un lugar de desintoxicación de drogadictos en Itauguá, con presencia de por lo menos 20 adictos. “Pero el trabajo numéricamente más grande lo estamos haciendo en Tacumbú, donde asistimos a 550 presos con autorización del Ministerio de Justicia”, expresó Pastora Martín.

Nuestro diario se había hecho eco de denuncias que señalaban de la presencia de niños en la calle y en los micros, vendiendo estampas a nombre de Remar para juntar dinero y ayudar a la institución. Otras denuncias indicaban que la referida organización tenía a muchos marginados trabajando, aparentemente, de manera irregular, siendo explotados también para recaudar.

Remar es una organización cuya credibilidad quedó muy afectada luego que en el 2006 se destapara un caso de escándalo sexual, donde su vicedirector fue hallado abusando de dos chicos en el minibús de la institución.

“NO ES CIERTO”

Pedro Pastora Martín, actual director; Cristian Aquino González Rojas, asesor, y Miguel Ángel Mongelós, presidente del grupo No más violencia, desmintieron la publicación realizada por este medio, afirmando que “nada es cierto” de lo que se denunció.

“Creemos que hay mala intención en lo que se publicó, porque Remar trabaja en la recuperación de los marginados en conocimiento de las autoridades y estamos muy orgullosos”, expresó González Rojas. “El fiscal Imas, agrega Mongelós, nos suele enviar drogadictos de las barras bravas de Cerro o de Olimpia, y los recibimos gratuitamente. O sea, nuestro trabajo es reconocido hasta por las autoridades judiciales”.

Sin embargo, el director de Remar admitió que hay personas que fueron asistidas por la institución y de forma individual salen a pedir ayuda comprometiendo a Remar. Igualmente señaló que la iglesia Betel, que también trabaja con marginados, suele utilizar a niños “pero nombrando a Remar, para recaudar dinero”.