El Heraldo de Aragón (España), 25.03.2013

El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha señalado este lunes que el tratamiento de drogadictos es un tema sensible y que comprende a los vecinos de Rosales del Canal pero no los respalda y que, por tanto, seguirá adelante el proyecto de las obras de Remar.

Belloch ha recordado que, habitualmente, nadie quiere tener cerca de su casa una prisión o un centro de rehabilitación y que “todo el mundo pretende que ese tema que hay que resolver se haga en otro sitio”.

El alcalde de Zaragoza ha hecho estas declaraciones a los medios de comunicación durante la inauguración oficial del trazado completo de la línea 1 del tranvía, ya que cuando Belloch se montó en uno de sus vagones en la parada de La Chimenea ha sido recibido por las protestas y los abucheos de los vecinos del barrio zaragozano de Rosales del Canal.

Los manifestantes han expresado su enfado contra el inicio de las obras en una parcela cedida por el Ayuntamiento a la asociación Remar y han llamado a Belloch “mentiroso”.

“Yo lo comprendo, pero no lo respaldo, por lo tanto seguirá el proyecto, aunque entiendo que a nadie le gusta que en su propio barrio se establezcan mecanismos que no gozan de prestigio y de reputación, pero ese trabajo hay que hacerlo”, ha agregado.

Sobre si ha hablado con los concentrados, el alcalde ha dicho que no le ha parecido que eran muy partidarios de hablar sino de manifestar su enfado.

Y según Belloch “tienen todo el derecho del mundo a manifestarlo, si quieren hablar, hablarán, con el consejero de Acción Social que los recibirá sin ningún problema”.

Ha insistido en que ese tipo de equipamientos son necesarios y ha subrayado que el problema es decir donde y en cualquier sitio habría un problema concreto.