El Periódico de Aragón, Patricia Peiró, 31.03.2011

La Asociación Iberoamericana para la Investigación del Abuso Psicológico (AIIAP) acusa a Remar de ser una secta y afirma que ya ha ayudado a dos zaragozanos a salir de esta fundación. Su presidente, el psicólogo Miguel Perlado, asegura que Remar «es una vieja conocida», que «explota y se aprovecha económicamente» de sus miembros. Añade, además, que cumple con todas las características de este tipo de asociaciones, ya que «aisla y adoctrina completamente a todo aquel que entra a formar parte de ella».

La AIIAP, cuya sede se ubica en Barcelona, está compuesta por expertos en abuso psicológico cuya tarea se centra en la prevención y el apoyo a los familiares y miembros de sectas. Asegura que a mediados del 2007 y finales del 2008 solicitaron su intervención dos familias zaragozanas preocupadas por la influencia que Remar estaba ejerciendo en sus allegados. «Denunciaban que casi no les dejaban tener contacto con sus familiares y que cuando se veían solo hablaban de Cristo. Llegaron incluso a trasladarlos de ciudad», explica Perlado. En unos de los casos la persona había entrado en la fundación para tratar su drogodependencia, y en el otro, su alcoholismo.

La asociación apunta que Remar se sirve de la saturación que sufren los servicios sociales públicos para ayudar a los adictos y de las familias con menos recursos para salir de estas situaciones. Según la AIIAP, «con la excusa de socorrerles les atraen a la fundación y desde el primer momento les obligan a trabajar sin remuneración». Además Perlado acusa a los trabajadores de Remar de carecer de preparación profesional para atender casos como los de drogodependencia. «A nivel sanitario es un centro totalmente desaconsejable», afirma.

La fundación ha cobrado importancia en los últimos meses por la cesión de una parcela en Rosales del Canal para que construya un nuevo centro.