Granada Hoy (España), 13.04.2016

Cada semana, desde hace seis meses, los voluntarios de la asociación Akira Reiki comienzan entusiasmados su labor en la planta de oncología del hospital Virgen de las Nieves de Granada. Un proyecto que nació hace ya tres años, cuando la escuela Reikisalud formó a Francisca Gutiérrez y Carmen Ruiz, enfermeras de este hospital y, en conjunto con la planta de oncología, se decidió dar sesiones a los pacientes ingresados.

Este proyecto primitivo llevó a la asociación granadina al estudio de los temas legales necesarios para implantar este sistema oriental de sanación en el hospital, descubriendo así que la Federación Española de Reiki ya había organizado la Coordinadora Nacional de Voluntariado, Akira Reiki, a la que la asociación Reikisalud se adhirió como centro colaborador para desarrollar el proyecto de una forma efectiva. Fue entonces cuando la asociación empezó a trabajar en temas puntuales hasta ampliar horizontes. Actualmente la técnica se aplica a pacientes de terapia metabólica, pacientes que, antes de recibir radioterapia, reciben una sesión de Reiki con el fin de relajar, llenar de energía, aliviar el dolor y ayudar a liberar la rabia y el miedo que puede causar la enfermedad.

El resultado de la aplicación del Reiki en los pacientes con cáncer ha sido muy positivo, tanto que la Akira Granada cuenta con el visto bueno del jefe de planta de oncología del Hospital Virgen de las Nieves, el jefe médico y la subdirección de enfermería. La asociación está a la espera de la revisión del proyecto por parte de Participación Ciudadana para firmar, próximamente, el convenio con el hospital.

“Queremos hacer una llamada a la unidad de todas las personas que quieran compartir la energía desde el corazón para el corazón. Por eso hacemos una llamada a la acción invitando a todos los maestros de Reiki a la unidad bajo un mismo lema Ayúdanos a Ayudar. Porque a través de Akira Granada puede participar “cualquier persona” explica Jesús Ladrón de Guevara Moratalla, coordinador territorial de Akira en Granada y presidente de la Escuela Reikisalud.

“Reiki es Energía Universal, por lo cuál no está encasillado para un determinado público, basta que quieras hacerlo para activar tus propios mecanismos de autocuración, equilibrando tu sistema energético y ayudándote a restablecer ese equilibrio a otros niveles y también para compartirlo con tu familia y a otras personas”, manifiesta Ladrón de Guevara.

El Reiki se implantó en Estados Unidos y Reino Unido hace bastantes años y se ha convertido en una de las terapias complementarias más usadas en hospitales, llegando a recibir, en el año 2002, el Premio Nacional Extraordinario de Voluntariado que otorga la Sanidad de Estados Unidos. En España varios son los hospitales que incluyen el Reiki como terapia complementaria, entre ellos el Ramón y Cajal y el 12 de octubre de Madrid o el Vall d’Hebron y el Clinic de Barcelona.

La escuela de Reiki granadina, Reikisalud, se creó con el claro objetivo de conseguir la felicidad plena de la humanidad. El propósito de la asociación es llegar a todas las personas que estén interesadas en la mejora de su estado de salud mental y física y espiritual. Para ello, la escuela da a conocer el método Reiki y la realización de otras terapias naturales a través de charlas y conferencias explicativas del sistema y cursos de iniciación al Reiki. La asociación fomenta la creación de grupos voluntarios de apoyo Reiki, da soporte a la Federación Española de Reiki en Granada y, ante todo, se involucra en proyectos de apoyo social.

Reikisalud, junto con la coordinadora territorial de Akira en Granada, trabaja en el desarrollo de otro proyecto de voluntariado: el proyecto Purísima Concepción, Hermanas Hospitalarias, donde se trabaja con usuarios con deficiencias intelectuales, un proyecto complejo que ha requerido el diseño de un protocolo de actuación entre los profesionales del centro y la Coordinadora Nacional del Voluntariado Reiki, a través de su equipo de Formación y Psicopedagogía.

El Reiki es una técnica japonesa de sanación natural que usa las manos para canalizar la energía. Una técnica que carece de efectos secundarios, no requiere de un proceso mental para que funcione y no requiere equipamiento ni protocolos específicos. Una terapia complementaria que, junto a las terapias tradicionales, puede tener numerosos beneficios en la salud. “El Reiki no trata enfermedades como el cáncer, pero ayuda, porque aporta energía extra para que los recursos de la propia persona produzcan esa sanación”, afirma Ladrón de Guevara.

“El Reiki es una herramienta muy poderosa que está al alcance de cualquiera. No hace falta un don especial, todo el mundo puede hacerlo. Además, no tiene contraindicaciones porque siempre es para bien” asegura John Curtin, presidente de la Federación Española de Reiki.

Desde hace un tiempo, la terapia de Reiki empieza a tener un respaldo científico. Las pruebas clínicas, efectuadas por Sisken & Walker en 1995 demostraron la reducción del hinchazón, la aceleración de la cura de la herida, la disminución del dolor y una recuperación funcional más rápida.

El psicobiólogo Ricardo Monezi, basó su tesis en el estudio de los efectos del Reiki en el sistema hematológico e inmunológico de ratones machos y demostró que “los animales que recibieron Reiki notaron una mejora fisiológica y hay que estudiar porqué se produce”.