ANTONIO CASTILLO El País,  Logroño – 01/11/1989

Pilar Salarrullana, ex diputada que centró su trabajo parlamentarlo durante la pasada lesgislatura en la investigación de las sectas, está convencida de que nadie continuará su labor para el control de las mismas en España.Salarrullana tuvo escolta policial por las amenazas de muerte recibidas a raiz de sus investigaciones.

Al no ser elegida en la lista del CDS por Madrid, se prepara en su domicilio de Tricio (La Rioja) para, después de 10 años dedicada a la política, volver a impartir clases de francés en un centro de enseñanza media de Logroño.