JOHN FOLLAIN| SOCIEDAD| EL Mundo, 13.10.1994

PARIS.- El líder de la secta de la Orden del Templo Solar, Luc Jouret, buscado internacionalmente por la Policía por asesinato masivo, era una figura magnética e irresistible para las mujeres y un personaje muy versado en cuestiones sobrenaturales, declaró ayer el diseñador español afincado en París Paco Rabanne.

Rabanne, quien conoció a Jouret en 1992 debido a que ambos tenían un mutuo interés en cuestiones fantásticas, dijo que ha recibido cinco cartas, enviadas al parecer por Jouret, y que fueron echadas en el correo más o menos en la misma fecha en que 48 discípulos de la secta murieron misteriosamente en Suiza.

Autor de varios libros sobre cuestiones sobrenaturales, Rabanne dijo que conoció a Luc Jouret, un doctor homeópata, cuando éste le pidió que diera una conferencia sobre su primera obra, Trajectoires (Trayectorias), en Rennes, la capital de la Bretaña francesa.

«Jouret parecía sano de mente y lleno de carisma. Nunca imaginé que pudiera estar vinculado a negocios sórdidos», dijo Rabanne, que tiene 61 años de edad.

«Era bien parecido, resultaba muy seductor para las mujeres y tenía un amplio conocimiento de lo fantástico», añadió.

«Jouret no era un chiflado y Dios sabe que he conocido locos que decían ser Jesucristo o la Virgen celestial».

CARTA A PASQUA.- La conferencia de Rabanne fue organizada por el Grupo Atlanta, la rama francesa de la Orden del Templo Solar. Cuarenta y ocho miembros de esta secta fueron encontrados carbonizados entre los restos de una granja y tres chalés de Suiza, mientras que otros cinco fueron descubiertos en dos casas que ardieron cerca de la ciudad canadiense de Montreal.

La figura del jefe de la secta, Jouret, quien no ha sido identificado entre los muertos, se ha transformado en el centro de las pesquisas policiales después de que los cadáveres de otros dos líderes sectarios, el administrador de los fondos «templarios», Joseph di Mambro, y Camille Pilet fueran identificados positivamente por los forenses.

Pilet y Di Mambro se hallaban calcinados entre los rescoldos de los tres chalés destruidos por el fuego en la localidad de Granges-sur-Salvan.

Paco Rabanne, cuyos últimos diseños y marcas están llenos de referencias espaciales, con cadenas de acero, hologramas, discos metálicos y tubos plásticos, dijo que entre las cartas que obran en su poder figura una dirigida al ministro del Interior francés, Charles Pasqua.

Las cartas fueron franqueadas el miércoles de la semana pasada a las 11 de la mañana, sólo unas horas después de que se descubrieran los cuerpos de los «templarios» en la granja de Cheiry y en Granges-sur-Salvan.

SIMPATIA.- El diseñador indicó que algunas misivas son idénticas a las que han recibido otras personas como el historiador suizo Jean-François Mayer, un experto en sectas, después de las muertes.

«Creo que son las mismas», dijo Rabanne. «No sé que hay (en ellas)… pero me pregunto quién más que Jouret podía conocer mi dirección y también está ahí el hecho de que simpatizamos mutuamente».

«Creo que me las han enviado porque participé en la conferencia de Rennes por invitación de Jouret en febrero de 1992. Allí hablé de mi primer libro. El fue a recogerme a la estación y almorzamos juntos. Después, perdí contacto con él y sus seguidores».

Rabanne confesó que su interés por lo sobrenatural se despertó a la edad de siete años. «Crecí en un medio marxista, pero varios acontecimientos paranormales me llevaron a buscar otra filosofía», dijo. «Ahora, a los 61 años, intento encontrar la razón por la que estamos en la Tierra. Pero siempre he dicho que esta búsqueda debe efectuarse al margen de las sectas y que el mejor gurú es siempre un bastardo».

La Policía francesa busca por todo el país nuevas pistas sobre el paradero de Jouret que poseía varias casas en el sur del país.