La Fiscalía considera probada la “estructura” sectaria de los ‘Miguelianos’ y los delitos de “abusos” de Miguel Rosendo

By |2018-11-28T18:51:33+00:0028 noviembre, 2018|Orden y Mandato de San Miguel Arcángel|

Europa Press (España), 27.11.2018

En la trigésima sesión del juicio conocido como de los ‘Miguelianos’ llega el turno de los informes finales de las partes. El Ministerio Fiscal considera probada la “estructura” sectaria del grupo y los delitos de abusos cometidos por Miguel Rosendo que se desprenden de varias testificales. Por su parte, la acusación particular mantiene que el líder y fundador de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel tuvo una “conducta criminal” con los que eran sus acólitos.

A falta de la intervención de las defensas, la causa quedará este martes vista para sentencia, que el tribunal tendrá que dictar antes del día 11 de diciembre -fecha en la que se cumplen los cuatro años de prisión preventiva del líder del grupo, Miguel Rosendo- o el acusado principal saldrá en libertad provisional pues ya no caben prórrogas.

El juicio de los ‘Miguelianos’ ha sido un procedimiento largo con treinta sesiones en la sección cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra y “118” testificales entre los peritos y los testigos, un número elevado pese a que se renunció a unos “50” testimonios de los propuestos inicialmente.

INFORME DE LA FISCALÍA

El fiscal de la causa, Juan Pablo Martínez, ha sostenido que tras la prueba practicada considera probada la “estructura” de “secta” de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel con Miguel Rosendo “en la cúspide” y que de las diferentes testificales se desprende que “no se hacía nada sin el consentimiento” del líder.

El fiscal ha manifestado que en los ‘Miguelianos’ se produjo una “despersonalización” de los miembros propia de una “estructura” de “asociación ilícita” y ha descrito cómo el líder fue “fraguando la docilidad de las víctimas” en base a una técnica de “premios” y “castigos”, así como que varios testimonios han reconocido que Rosendo se convirtió en alguien “imprescindible” para ellos.

La Fiscalía también se ha referido a la limitación de la capacidad intelectiva de los miembros de la Orden y lo ha ejemplificado con el testimonio de la hermana de la número dos de Rosendo, quien explicó que “tienes la sensación de que las decisiones las tomas tú”, un extremo que según el fiscal quedó refrendado por los peritos que realizaron la evaluación psicológica de algunos ‘Miguelianos’.

El Ministerio Fiscal ha asegurado que “debe defender la dignidad humana aunque la víctima no lo reconozca” respecto a los delitos de abuso y de agresión sexual. “No podemos mirar para otro lado”, ha aseverado antes de relatar episodios que prueban la “falta de capacidad crítica” de los miembros de la Orden debido a su “nivel de sugestión”.

El fiscal ha relatado ejemplos de las “técnicas de persuasión coercitiva” como “broncas” y “batallas” por parte de Miguel Rosendo, así como “humillaciones”, “insultos” y “agresiones” físicas. Martínez ha llegado a afirmar que las dos chicas que eran “bastones” del líder estaban en una situación “flagrante” que llega a rozar la “esclavitud”.

66 AÑOS DE PRISIÓN

Por todo esto, el Ministerio Fiscal pide de 66 años de prisión para Miguel Rosendo por un delito de asociación ilícita, 12 contra la integridad moral, cinco de coacciones y tres contra la libertad sexual -uno de agresión sexual continuado y dos de abuso sexual continuado-.

El fiscal se ha ratificado en sus peticiones para los otros seis miembros de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel acusados. Mantiene que Ivana Lima, Belén Esmerodes, José Carlos Acevedo e Iria Quiñones sean condenados a dos años de prisión por asociación ilícita. No obstante, para los acusados -y también considerados víctimas- Esteban Riobó y Dolores Espiñeira el Ministerio Fiscal ha reducido la petición de pena a 11 meses de prisión y 12 meses de multa a razón de seis euros cada día, un total de 2.160 euros.

Asimismo, el fiscal pide que se aplique la “libertad vigilada” como medida de seguridad y “tratamientos externos” para que sean asistidos psiquiátricamente ya que aprecia en ellos “eximentes incompletas de afectación de la capacidad intelectiva y volictiva”, es decir, que ve comprometidas sus capacidad de decisión y su voluntad.

“PASIVIDAD” DE LA IGLESIA

Respecto a la responsabilidad civil subsidiaria del Obispado de Tui-Vigo, que se fundamentó en que “la constitución y funcionamiento de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel estuvo amparada y actuaba al servicio y bajo la dependencia del Obispado”, el fiscal ha añadido que hubo una “actitud pasiva” por parte de la Iglesia al no reaccionar en 2006 cuando la madre de un miembro de la Orden alertó al obispo Luis Quinteiro Fiuza de “comportamientos raros” en el grupo.

INFORME DE LA ACUSACIÓN PARTICULAR

La abogada de la acusación, Ana Reguera, que representa a familiares y exmiembros de la Orden, ha manifestado que Rosendo se “apropió” de las mentes de los miembros del grupo a través del “engaño espiritual” y de una sucesión de “episodios fantasmagóricos” asumidos por las presuntas víctimas “sin cuestionárselos”.

La acusación particular, por su parte, solicita un total de “82 años” de prisión para el líder de la Orden, al que considera autor de una veintena de infracciones penales, incluidos delitos de agresión sexual continuada, coacciones, lesiones psíquicas, contra la integridad moral, estafa o subsidiariamente de apropiación indebida y contra los derechos de los trabajadores.

Ana Reguera ha señalado que Rosendo tenía una “conducta criminal” y ha vinculado la “persuasión coercitiva” que supuestamente ejercía sobre los miembros de la Orden con el concepto de “coacción” en el ámbito jurídico-penal y ha afirmado que el líder “atacó” la “libertad de actuar en general” de los mismos con un “engaño espiritual”.

Agresiones, amenazas, broncas monumentales, aislamiento… la abogada de la acusación se ha referido a diferentes episodios revividos durante el juicio oral y ha optado por no repetir los “actos monstruosos” relatados en sala, en referencia a los abusos sexuales.

Reguera considera probada la “credibilidad y veracidad” de los testimonios de abusos y agresión sexual por parte de los peritos especialistas que evaluaron psiquiátricamente a los ‘Miguelianos’ y ha destacado que el “auténtico infierno” vivido por estas consagradas “exige una durísima respuesta penal”.