Un perito ve una persecución a los “miguelianos” similar a la de “una caza de brujas medieval”

By |2018-11-20T09:17:41+00:0020 noviembre, 2018|Orden y Mandato de San Miguel Arcángel|

Faro de Vigo (España), Carlos García, 20.11.2018

Se cumplen ya 25 sesiones del juicio contra los conocidos como “miguelianos” y ayer le tocó el turno de prestar declaración a un perito psicólogo aportado por la defensa de Miguel Rosendo que realizó un informe para la causa. Un estudio en el que concluye, tras analizar a cuatro de las consagradas entre ellas algunas de las acusadas, que presentan “síntomas de daño psicológico extremo” y secuelas como estrés postraumático y ataques de pánico y ansiedad.

Sin embargo, el aspecto más llamativo del informe es que el causante de este maltrato psicológico en las consagradas no sería el supuesto líder de la secta y principal acusado, Miguel Rosendo, sino que el perito asegura que las cuatro consagradas le refirieron que fue el consejero espiritual y asistente eclesiástico de la Orden, el sacerdote Isaac de Vega, el causante de esta situación, siendo “anuladas emocionalmente” por él.

Para ello, el perito asegura que el sacerdote se habría valido del “miedo” y “obediencia” que tenían a una figura como la del capellán, que “para ellas era una reverencia” por ser un miembro de la Iglesia. Calificó estos hechos como un caso de “mobbing en el nombre de Dios”. Incluso comparó también la situación con el “maltrato machista” aunque dentro de una organización religiosa. “Es verdadero maltrato psicológico”, dijo, “hostigamiento, la acumulación de ciertas conductas que generan un daño”, explicó este perito de la defensa.

Asegura que trabajó con estas cuatro consagradas entre diez y doce días y que nunca le refirieron que hubieran participado en rituales satánicos. De hecho, para el perito, esta acusación tan grave hacia ellas, como creyentes católicas, lo considera como una parte más de este hostigamiento que sufrieron, dado que son acusaciones que les afectan especialmente. Explica que este “relato de acusaciones falsas contra ellas” es algo “que suena a la misma técnica de caza de brujas medieval”. “No es algo nuevo”, añadió, y señaló que a lo largo de la historia hay otros casos de “histeria colectiva” en los que se utilizaron este tipo de acusaciones para perseguir a algún colectivo.

Recordó que incluso estas mujeres se “se vieron obligadas a demostrar con exploraciones que son vírgenes, algo nunca visto”.

El perito fue preguntado por la acusación si este daño psicológico que presentan las acusadas no podría haber sido causada por otra persona, como pudiera ser el principal acusado, Miguel Rosendo, y el perito afirmó que “los únicos reportes de maltrato que ellas me hacen son estos”, es decir, los que se refieren al sacerdote Isaac de Vega. También descartó que padeciesen algún tipo de “abducción psicológica o de tipo sectario” en el grupo. También considera su relato sobre estos malos tratos psicológicos como “altamente verosímil”.