Europa Press (España), 26.10.108

El sacerdote Ignacio O., considerado benefactor de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, ha confirmado este viernes que entregó más de “un millón de euros” como “donación” personal para el grupo liderado por Miguel Rosendo.

En la undécima sesión del juicio conocido como de los ‘Miguelianos’, este religioso, exlegionario de Cristo, ha declarado que aportó diferentes sumas de dinero a la Orden desde el año 2008 y que, en una primera ocasión, les donó “en torno a un millón de euros” para, según le explicaron, “constituirse como una asociación pública de fieles” dentro de la Iglesia.

“Me fiaba completamente de ellos”, ha explicado el benefactor, que aunque fue imputado en un primer momento, declaró como testigo. También ha testificado que, en el año 2013, “sospechó” que “no estaba todo claro” y “especificó” que solo “ayudaría” a Rosendo y a su mujer.

Precisamente, sobre los delitos económicos, la abogada de la acusación particular, Ana Reguera, ha manifestado que no han “desaparecido” de la causa “como quieren hacer ver las defensas”, pues por parte de su acusación solicita condena por delitos de “apropiación indebida y estafa” para Rosendo.

RESPONSABILIDAD CIVIL

“Y reclamo responsabilidad civil para las cantidades que mis representados han dado para Orden y Mandato, y que entendemos que Rosendo hizo suyas”, ha aseverado.

Ignacio O. ha confirmado que entregó en Madrid unos “870.000 euros” a dos miembros de la Orden, Esteban R.M. (acusado en la causa) y M.C. (tesorero de la Orden). El sacerdote ha relatado que acudió con su hermano, J.O.M., al banco a retirar esta cantidad de “un fondo” personal junto con un matrimonio que definió como los “delegados” de Rosendo en Madrid.

Según ha explicado, el dinero “no cabía” en sobres y lo metieron “en dos bolsas” para a continuación introducirlo en una mochila. “Es lógico”, ha sostenido el sacerdote sobre el empleo de esa mochila, antes de recordar su “total confianza” en estas personas.

“ENGAÑO” Y AMISTAD CON ROSENDO

Asimismo, Oriol ha explicado que facilitó unos “300 y pico mil euros”, del “patrimonio de su familia”, en “diferentes cantidades”, de 2009 a 2010 a la Orden, en la que aseguró que había “una gran libertad y principios de responsabilidad”.

El sacerdote ha sostenido que “se sintió engañado” cuando el tesorero de los ‘Miguelianos’, M.C., le trasladó que los supuestos abusos que se atribuían a Rosendo “eran verdad”, según dijo. “Le creí”, ha insistido.

Sin embargo, ha destacado que su hermana, Patrocinio O.M., monja de clausura (también benefactora de Rosendo), le advirtió de que tenía “una luz interior” que indicaba que le habían “engañado”. Por lo tanto, Ignacio O. ha afirmado que mantiene su “amistad” con el líder de los ‘Miguelianos’. “Pensé que se estaba montando algo contra nosotros y no sabía por qué”, ha reiterado.

“BAÑO DE ESPERANZA”

Para este donante, según ha declarado, descubrir la Orden “supuso un verdadero baño de esperanza y de oxígeno”, pues ha explicado que venía de “un ambiente más elitista”. El sacerdote ha definido la denominada ‘Casa Madre’ que los ‘Miguelianos’ tenían en el municipio pontevedrés de Mougás como una “casa de todos” con “libertad de movimientos totales”.

Por otro lado, ha testificado que el capellán de A Lama y asesor espiritual de la Orden, le ha “defraudado profundamente”. “El 95 por ciento de las veces que estuve en Mougás presidía él, para mí era la referencia eclesial”, ha manifestado.

El juicio conocido como de los ‘Miguelianos’ se reanuda el próximo lunes, 29 de octubre, en la sección cuarta de la Audiencia de Pontevedra.