La Agencia Tributaria retrasa la causa de los “Miguelianos”

La Región (España), 2.05.2017

Casi cinco meses después de que el Juzgado número 1 de Tui dictara auto de procesamiento contra el presunto líder de los “miguelianos” y otros 16 supuestos miembros, la causa se mantiene en punto muerto a la espera del informe patrimonial de la Agencia Tributaria.

Fue a finales del mes pasado, cuando se recibió un informe preliminar de Hacienda donde hacía referencia a los bienes de Miguel Rosendo, si bien se solicitó la documentación completa que todavía no ha sido remitida al juzgado. Ésta sería la última prueba antes de que se dictara auto de conclusión del sumario y se diera traslado a la Audiencia provincial  de Pontevedra, momento para su calificación tanto por la Fiscalía, como acusaciones y defensas.

Varios de los procesados por asociación ilícita,  pidieron el sobreseimiento de la causa contra ellos pero sus recursos siguen a la espera de decisión por parte de la Audiencia.

Miguel Rosendo  fue procesado por 24 delitos continuados contra la integridad moral, uno de agresión sexual, 25 de abusos sexuales, y otros contra la Hacienda Pública, asociación ilícita y blanqueo de capitales. Además, fueron procesados su mujer y sus dos hijos por delitos continuados contra la Hacienda Pública y de blanqueo de capitales; y también hay otras 13 personas procesadas por sendos delitos de asociación ilícita.

La investigación estalló en diciembre de 2014 con la detención  del presunto líder, al que han denegado su puesta en libertad provisional por lo que está a punto de cumplir los dos años y medio en la cárcel.

Esta causa judicial es la primera que se lleva a cabo contra una presunta secta, una acusación que realizaron perjudicados y víctimas pero que ninguno de los procesados y afines a Miguel Rosendo reconocen a día de hoy.

La existencia de determinadas “congregaciones” ha vuelto a ser punto de atención en los últimos meses en Galicia, después de que se vinculara la desaparición de una ourensana con un grupo religioso que prediciría el fin del mundo.

Miguel Rosendo, que ha mantenido durante todo este tiempo su inocencia, llegó a  remitir una carta al Papa Francisco desde la prisión de Teixeiro, en la que le pide su bendición tras asegurar que se encuentra en prisión por una serie de unas calumnias.