Público (España), Beatriz Asuar, 30.11.2019

La trayectoria laboral del nuevo director general de Educación Infantil y Primaria de la Comunidad de Madrid se limita a centros concertados y privados. José Ignacio Martín Blasco trabajó durante nueve años como profesor en el colegio del Opus Dei, Tajamar. y cinco años como director del colegio de Educación Especial Cambrils, entidad que apuesta por la educación segregada. También forma parte del claustro de la Universidad Villanueva, que tiene entre sus actividades ofrecer un servicio de Capellanía encomendado a sacerdotes de la Prelatura del Opus Dei.

Martín Blasco fue nombrado el pasado 19 de noviembre, como figura en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid. Su nombramiento no llamó mucho la atención, pero no ha caído en gracia en los defensores de la educación pública ni en todos los partidos en la Asamblea de Madrid. Sobre todo, por este perfil ligado a centros concertados y ultraconservadores que enfrentan con la educación inclusiva y feminista.

El nuevo director comenzó su trayectoria como profesor pedagogo terapéutico y primaria en el colegio Tajamar de Madrid, un centro de enseñanza diferenciada concertado en todos los niveles educativos: Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional. Este colegio pertenece al Opus Dei y solo atiende a alumnos de sexo masculino. Este trabajo es uno de los puntos que más critica Enrique Díaz Tenorio, el portavoz del sector de Enseñanza de CGT – Madrid, la organización que comenzó a alertar de el perfil del director durante esta semana: “No es que sólo venga de la privada, viene del Opus Dei: una secta ultra reaccionaria, sobre todo, con los temas de género y LGTBI+”.

Tras pasar nueve años en este centro como profesor, pasó a ser director del colegio Cambrils de Educación Especial. Por este cargo compareció en la Asamblea de Madrid, a petición del PP, ante la Comisión de Educación e Investigación, por el debate que hubo en la Asamblea en la legislatura pasada ante varias iniciativas legislativas que defendían avanzar hacia una educación inclusiva.

El colegio Cambrils pertenece a la plataforma ‘Inclusiva sí, especiales también’, que defiende la educación segregada para las personas con diversidades funcionales e intelectuales. También forma parte de la Fundación Arenales, la principal red de colegios concertados ultrarreligiosos de España. El presidente de la Fundación Arenales, Alfonso Aguiló, es también presidente de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), una “organización empresarial del sector educativo que reúne a miles de centros privados y concertados de toda España”, según apuntan en su propia web. Aguiló, además, fue director del colegio Tajamar, el primero en el que trabajó Martín Blasco.

Martín también dio clases en la Universidad Villanueva mientras era director de Cambrils y en esta Universidad también cursó parte de su formación académica. La Asamblea de Madrid aprobó la Ley 2/2019 durante la legislatura pasada y esto supuso su reconocimiento como universidad privada. Martín sigue apareciendo en el claustro de esta Universidad que ofrece un servicio de Capellanía encomendado a sacerdotes de la Prelatura del Opus Dei.

Antes de estos trabajos relacionados con su nuevo cargo trabajó como técnico en el área de vivienda tutelada de la Fundación Carlos Martín durante tres años.

“El Gobierno de Madrid es enemigo de la pública”

“Que pongan personas que vienen del mundo de la educación privada para gestionar lo público es una burla y una muestra de las líneas ideológicas del Gobierno regional. Su apuesta es la privada”, insiste Tenorio.

El diputado de Podemos Jacinto Morano va incluso más allá de Martín Blasco y explico a Público que no les sorprende este nombramiento ya que “el objetivo de Díaz Ayuso es seguir el camino que empezó Esperanza Aguirre y que lleva a que la Comunidad tenga más inversión por alumno en la privada que en la pública”. “Ayuso ha sido pionera en nombrar una dirección general de la enseñanza concertada. El Gobierno de Madrid es enemigo de la educación pública”, insistió.

En la misma línea apuntó la diputada de Más Madrid María Pastor: “Recibimos con mucha preocupación el nombramiento de Martín Blasco. Que su trayectoria profesional sea únicamente en la escuela privada-concertada, incluido un centro religioso que segrega por sexos, deja muy claro el perfil que el Gobierno de la señora Ayuso y sus socios de la extrema derecha quieren como responsable las etapas de infantil y primaria de la Comunidad de Madrid”.

Ambos diputados apuntaron que la defensa que se ha hecho de la escuela concertada desde el Gobierno de la Comunidad, como la creación de la Dirección General de la escuela concertada, ya avanzaba las prioridades de Ayuso. “Con el nombramiento del Martín Blanco dan un paso más en su ataque a la Educación pública, situando como responsable máximo de unas etapas fundamentales en el desarrollo de los niños y de las niñas como son las de Infantil y primaria, a una persona sin ninguna experiencia en el sector público y con un perfil profesional que nos plantea serias dudas sobre si será capaz de priorizar y defender la educación pública en estas etapas, además de garantizar la función social fundamental que cumplen en nuestra sociedad”, insiste Pastor.