E. R. / LAT – Nueva York / Los Ángeles El País, 02/03/1993

Cientos de agentes del FBI se preparaban ayer, como si de una batalla se tratara, para el asalto de la granja de una secta religiosa en el centro de Tejas. Las fuerzas de seguridad trasladaron tanques y otro armamento pesado ante la granja enclavada en un lugar llamado Monte Carmelo, a 16 kilómetros de Waco, en el centro del Estado sureño de Tejas, donde unos 80 fánaticos religiosos retaban con sus fusiles a las autoridades. Esta nueva edición de la más pura violencia estadounidense había estallado la mañana del domingo en un enfrentamiento en el que han perdido la vida cuatro agentes del FBI y dos seguídores de la secta conocida como Rama de los Davidianos. El líder del grupo, David Koresh, que se cree Jesucristo, se hizo fuerte en el interior de su granja fortaleza y exige a las autoridades que se retransmitan por radio sus mensajes religiosos para acceder a liberar a los hijos de sus seguidoras.

El enfrentamiento de la comuna de Waco conjuga dos de las peores pesadillas norte-americanas: el derecho constitucional norteamericano a poseer armas de fuego y la proliferación de sectas extremistas. Sin embargo, la Rama Davidiana que ha teñido con sangre la llanura de Tejas nació con un propósito pacifista. Un emigrante búlgaro decidió en 1934 escindirse de la Iglesia Adventista del Séptirno Día y trasladarse de California a Tejas, porque así creía interpretar a través de las propias sagradas escrituras.El grupo encontró numerosos seguidores que entregaron sus tierras y posesiones a la iglesia que les iba a salvar del fin del mundo. En 1959 llegó a. tener 1.400 fieles en Estados Unidos que contribuían a las actividades de los davidianos. En 1984 una agria disputa por el liderazgo de la secta entre David Koresh (Vernon Howell) y el hijo de la anterior cabeza espiritual, George Roden, se saldó con un tiroteo. David Koresh y otros siete miembros de la comuna fueron acusados de homicidio frustrado aunque, finalmente, se les declararía inocentes. El oponente de David Koresh, George Roden, permanece internado desde 1989 en un centro psiquiátrico después de ser acusado de matar a un hombre. El enfrentamiento por el poder de la década de los 80 dio paso a la creación de un arsenal.

Fue en la segunda escisión del grupo cuando Koresh se convirtió en cabeza de la rama de los davinianos, el grupo instalado en Waco y que se ha visto implicado en el tiroteo con agentes federales el pasado domingo.

La rama de los davidianos ha vivido obsesionada, desde sus orígenes, por el inminente advenimiento del fin del mundo. Los adventistas esperaban que el fin del mundo se produjera en 1844. Hoy, la Iglesia del Séptimo Día sigue defendiendo la inminencia del jucio final, pero ha preferido no fijar una fecha concreta.

Cuando empezó la 11 Guerra Mundial, Victor Houteff, que gestó la ruptura con los adventistas, decidió modificar el nombre de su grupo por el de Adventistas Davídicos del Séptimo Día. Houteff acusó a los adventistas de no practicar la pasividad con suficiente convicción porque permitieron que algunos de sus miembros se enrolaran en el Ejército.

El FBI contra un “Jesucristo” con 15 esposas

A primera hora de la noche (le ayer, las autoridades planeaban un asalto de los equipos especiales a la fortaleza mientras se mantenían negociaciones con Koresh para hacerle deponer su actitud.El grupo religioso, que se escindió de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en 1934, cree en el amor libre y en la llegada inminente de una cadena de catástrofes que concluirán en el fin del mundo. David Koresh, de 33 años, cuyo nombre original es Vernon Howell, advirtió que liberaría a dos menores cada vez que la radio retransmitiera su discurso. Cuando se cumplían treinta y dos horas del inicio del asedio, diez niños habían sido entregados a las autoridades por sus madres. Tras la entrega, las mujeres regresaron al interior de la comuna para seguir al lado (le su líder. Los seguidores de Koresh le consideran el mesías que abrirá los “siete sellos” que les permitirán su entrada en el cielo cuando se inicie el fin del mundo.

Otros ex miembros de la comuna de David Koresh tienen una visión muy distinta de este guitarrista frustado que se cons¡dera la reencarnación de Jesucristo. Koresh ha sido acusado por varios ex seguidores de abusar de las niñas de la comuna que dirige y de acumular un gran arsenal de armamento ¡legal.

El comportamiento de Koresh también ha sido denunciado por varios vecinos que aseguran haber presenciado cómo los miembros de la secta practicaban ejercicios de entrenamiento paramilitar.

Posesión de armas

Durante meses, el departamento de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego del FBI había planeado con discreción la detención de Koresh por posesión ¡legal de armas. Sin embargo, los agentes del FBI sospechan que los miembros de la secta estaban alertados de antemano de su llegada. Cuando el equipo especial del FBI trataba de penetrar con sigilo en la granja Monte Carmello, los fusiles asomaron a través de las contraventanas de madera blanca. El tiroteo duró 45 minutos, en los que los gritos de agonía de los agentes heridos se escuchaban entre ráfaga y ráfaga de disparos.Las cadenas de televisión locales, que también habían sido misteriosamente convocadas, siguieron el transcurso del enfrentamiento hasta que fueron expulsadas por la llegada de un nuevo centenar de agentes federales de refuerzo.

Cuando la granja-fortaleza estaba totalmente rodeada por todo tipo de vehículos de asalto y ambulancias, David Koresh se puso en contacto con la cadena televisiva CNN para reafirmar sus própositos de aguantar el asalto a pesar de que dijo tener el estómago agujereado por una bala.