EFE  (Estados Unidos), 28.03.2019

La heredera del imperio licorero Seagram’s, Clare Bronfman, una de las acusadas en el caso contra la secta sexual Nxivm, fue asesorada por el polémico abogado Michael Avenatti, conocido por representar a la actriz porno que demandó al presidente de EE.UU., Donald Trump.

Así lo comunicó Bronfman, que fue directora de operaciones del grupo, a un juez este jueves en una audiencia preliminar del caso Nxivm en una corte federal de Brooklyn (Nueva York), donde admitió que Avenatti fue su “asesor” brevemente tras protagonizar una curiosa escena el miércoles al ser interrogada sobre ello, según medios locales.

Bronfman se desmayó en el juzgado cuando el juez quiso esclarecer si Avenatti, que se enfrenta a sus propios problemas legales, había sido su letrado, y tuvo que recibir atención médica, sobre lo que hoy comentó que estaba mejor y que se sintió “muy asustada” en ese momento “estresante”.

El controvertido abogado Michael Avenatti, que defendió a la actriz porno Stormy Daniels en un caso contra Trump, fue detenido este lunes acusado de fraude bancario, malversación de fondos e intento de extorsión a la firma deportiva Nike, algo que él niega.

Bronfman incidió en que estaba satisfecha con su abogado Mark Geragos como principal asesor, pese a que éste ha sido identificado como un supuesto coautor, aunque no imputado, en la trama de extorsión a Nike que se alega contra Avenatti: “Entiendo que el señor Geragos puede estar implicado”, dijo, de acuerdo a CNBC.

Otra abogada de Bronfman, Donna Newman, indicó al juez que Avenatti solo ayudó en el caso de la presidenta de Nxivm “unos días” y que fue invitado por Geragos “para un propósito limitado” que “no fue formalizado o documentado”, y sus servicios de representación, sin acción resultante, “han terminado”.

De acuerdo al medio, Geragos -que ha defendido a personas de alto perfil como Michael Jackson- y Avenatti se reunieron el 19 de marzo con fiscales de la oficina para el distrito Este de Nueva York para tratar el caso criminal de la presidenta de la secta a la que se acusa de albergar tráfico sexual.

Según el diario Times Union, el juez preguntó a Bronfman si había contratado los servicios de Geragos porque lo encontró en internet y ella contestó que sí, ante lo que éste le advirtió que “lo más importante” es que sus asesores estén “libres de conflictos”.

El juicio del caso Nxivm está previsto que comience el próximo 29 de abril y en él serán procesados, además de Bronfman y Rainiere, la cofundadora de la secta, Nancy Salzman, su hija Lauren Salzman, la actriz Allison Mack y Kathy Russell, que ejercía de contable.