El Mundo (España), Soraya Melguizo, 2.09.2016

Tiene derecho una persona menor de edad a negarse a recibir un tratamiento de quimioterapia? Y los padres, ¿deben apoyar sin oponerse esa decisión? Italia se plantea estas cuestiones después de que esta semana muriera una joven a causa de un tumor después de que se negara a recibir un tratamiento de quimioterapia. Sus padres, que habían perdido otro hijo tres años antes a causa de otra enfermedad, no sólo la apoyaron en su decisión, sino que incluso la animaron a curarse a través tratamientos alternativos, según recogen los medios locales. A Eleonora Bottaro le diagnosticaron una leucemia linfoblástica aguda el pasado mes de enero.

La joven, que entonces era todavía menor edad, decidió junto a sus padres que el mejor método para vencer a la enfermedad era el que propone el médico alemán Ryke Geerd Hamer, que considera que este tipo de tumores son una reacción del organismo a traumas no resueltos y desaconseja el uso de los tratamientos habituales a base de combinaciones de fármacos que se utilizan durante los ciclos de quimioterapia.

Hace un año, la mejor amiga de Eleonora murió a causa de otro tumor. Y en 2013 Luca Bottaro, el hermano de la joven, falleció a causa de un aneurisma cerebral. Suficientes traumas “no resueltos”, según los padres, que justificaban la enfermedad de Eleonora.Los médicos que se ocupaban de su caso en la unidad pediátrica del Hospital de Padua denunciaron a los padres ante el Tribunal de menores de Venecia.

En un primer momento, el juez les dio la razón y retiró la patria potestad a los progenitores de manera provisional. Eleonora envió entonces una carta escrita de su puño y letra al magistrado, donde le explicó las razones de su negativa a acceder a los tratamientos tradicionales. El juez, tras reunirse con la joven, decidió que Eleonora -que el pasado 14 de agosto cumplió 18 años, apenas dos semanas antes de morir- era suficientemente madura para tomar por sí misma la decisión, a pesar de que todavía era menor de edad. Y les devolvió la patria potestad a los padres.

La familia se trasladó entonces a Suiza. En una clínica privada de Bellinzona, en el cantón Ticino, la joven recibió una terapia alternativa a base de “cortisona y vitamina C, que le dio un cierto beneficio”, según ha confirmado el abogado de la familia, Gian Mario Balduin. Pero a principios del verano tuvo una recaída que no pudo superar.

Murió el pasado lunes. “Mi hija ha muerto por culpa de la presión del Tribunal y de los médicos”, asegura en una entrevista al Corriere del Veneto el padre de Eleonora, Lino Bottaro. “Para empezar, la quimioterapia en personas de su edad tiene una tasa altísima de fracaso”, añade Bottaro. El padre de Eleonora asegura que la joven tenía pánico a sufrir las consecuencias de la quimioterapia como las padeció su amiga, que falleció un año antes. “Los médicos suizos han continuado con los tratamientos tradicionales, los mismos que funcionaban hace 40 años, antes de que la quimioterapia se convirtiera en un imperativo. Ha sido tratada sólo con cortisona y otros fármacos”, explica el padre.

Bottaro reconoce que en un momento determinado, cuando las condiciones de la joven eran ya extremas, su mujer y él valoraron la posibilidad de someter a su hija a un ciclo de quimioterapia, pero Eleonora se negó.”Su enfermedad hoy es curable para cuatro de cada cinco enfermos. Podía salvarse”, asegura, por su parte, el médico Giuseppe Basso, responsable de Oncohematología pediátrica del Hospital de Padua, donde la joven fue ingresada tras el diagnóstico. “Desgraciadamente para actuar necesitamos el consentimiento informado firmado de los padres, siendo ella menor de edad. Pero ellos se negaron a firmarlo. Una desafortunada elección”, añade el doctor.