J. MARTÍNEZ AHRENS – Madrid – El País, 15/02/1997

Francisco José Esteve Martín, de 40 años, catédrático de Filosofia del instituto Carlos Bousoño de Majadahonda (39.000 habitantes), será expedientado el lunes por el Ministerio de Educación debido a su defensa del racismo en las aulas, según fuentes del departamento. Esta medida puede ir acompañada de un expediente disciplinario y la suspensión cautelar de Esteve.

El catedrático, que ayer fue interrogado por tres inspectores de Educación, mantuvo en diciembre ante sus alumnos de primero de Bachillerato (antes tercero de BUP) que existen «evidencias científicas» que demuestran que los negros tienen un cociente de inteligencia 20 puntos inferior a los blancos, lo que casi les convierte en «subnormales». Además, Esteve recomendó el 3 de febrero a sus alumnos de segundo de bachillerato que, si querían subir la nota, acudiesen la una conferencia de Nueva Acrópolis sobre El valor de la filosofía en la actualidad. Esta entidad, que ayer se desvinculó de Esteve y negó cualquier relación con el racismo, ha sido acusada en más de una ocasión de ser una secta filonazi. La conducta del catedrático, que además es jefe de departamento, suscitó protestas de alumnos y profesores.

La conducta de Esteve motivó una reunión del consejo escolar, que elevó el caso a la Subdirección Provincial de Educación. Este organismo, disponía desde el 11 de febrero de un informe elaborado por la inspectora del centro. Este documento solicitaba la verificación de las acusaciones contra Esteve. Ante esta petición, la Subdirección de Educación decidió enviar a dos inspectores -ambos profesores de filosofía- al centro. La fecha prevista para la revisión era el martes próximo, pero la publicación del caso por EL PAÍS adelantó la medida a ayer por la mañana.

Los inspectores trataron con la junta directiva del instituto, con profesores conocedores de los hechos, y a las tres de la tarde, tras un larga espera, con Esteve, quien había impartido clase. El catedrático, en un principio, se mostró reticente y se negó a firmar el acta; luego, según fuentes cercanas al caso, decidió facilitar su versión.

Los inspectores elaboraron anoche su informe -«muy detallado», según quienes lo supervisaron- y lo remitieron a la Subsecretaría de Educación. Este organismo, el lunes, abrirá expediente y decidirá si impone alguna medida disciplinaria.

«En los próximos días, la Subdirección de Madrid Oeste adoptará las medidas que sean necesarias para que estos hechos no alteren la normalidad académica del centro», señaló el subdirector territorial, José Campo Viguri. Fuentes cercanas al caso indicaron que en estas «medidas» puede estar incluida la suspensión cautelar.

Jóvenes contra la Intolerancia, por su parte, dirigió ayer un escrito a la Fiscalía de Madrid para que abra diligencias y determine si Esteve ha incurrido en delito. Asimismo, esta asociación ha solicitado al Ministerio de Educación que separe al catedrático de sus actividades docentes. «Pedimos que tome medidas a fin de evitar orientaciones discriminatorias, racistas o sexistas», afirmó ayer el presidente de Jóvenes contra la Intolerancia, Esteban Ibarra.

El catedrático, que al ser entrevistado por este periódico mantuvo sus tesis racistas e incluso las intentó explicar por el odio que sienten los negros hacia los blancos (véase EL PAÍS del viernes), siguió ayer firme en sus convicciones . «…Los negros no han dado ni un solo talento a la humanidad. ¿Dónde están los Einstein, Aristóteles, Kant, Newton? Haríamos la lista de la raza negra y ni uno solo. En ellos, el equivalente estaría en Carl Lewis, Kike Tyson, Cassius Clay…», manifestó a la Ser.