B. C. / A. P. , EL País,  Barcelona – 13/07/1990

Los responsables de la secta Niños de Dios trasladaron a Dinamarca a un grupo de menores antes de que los Mossos d’Esquadra desarticularan la organización el pasado domingo con la detención de 10 personas, según afirmaron ayer fuentes judiciales. Los pequeños, cuya nacionalidad se desconoce, habían sido vistos en el chalé que la secta tenía en Collbató (Baix Llobregat); chalé que los supuestos adeptos abandonaron cuando decidieron instalarse en la vivienda de Castellar del Vallès (Vallès Occidental).La desaparición de los menores, que consta en el sumario, fue atribuida por las mismas fuentes a la decisión tomada por los supuestos adeptos de abandonar el país antes de que la policía autonómica interviniera. Los pequeños habían sido vistos por los vecinos, quienes los indentificaban cariñosamente con el apodo de los rubitos por el color de su cabello.

Los 10 supuestos adeptos, que consiguieron la libertad provisional y deberán personarse en el juzgado dos días al mes, insisten en que son padres de los niños y, según sus abogados poseen documentación que lo demuestra. Una de las parejas tiene registrados en su libro de familia a cinco niños, aunque en Barcelona sólo tenía a dos. En sus declaraciones afirmaron que los dejaron a unos amigos, cuyos nombres y paradero desconocen.

El titular del juzgado de Sabadell, Rafael Tomás Climent, recibirá de los mossos, en los próximos días, los informes de la documentación incautada en las dos viviendas. El juez ha designado a dos doctores como peritos para que estudien la situación psicológica de los diez adultos y los 22 niños implicados.