Urgente 24 (Argentina), 18.12.2019

Un excolaborador interno de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días denunció a la institución ante el Servicio de Impuestos Internos (IRS) de USA por haber presuntamente acumulado dinero que era para caridad, y utilizado parte para invertir en empresas. En ese país, los grupos religiosos están exentos de pagar impuestos sobre sus ingresos. Según la queja, la Iglesia Mormona se habría aprovechado de eso y desviado fondos que debían usarse con propósitos religiosos, educacionales o de alguna forma de caridad, para acumularlos e invertir. Nielsen pretende una recompensa del IRS, que ofrece a los “soplones” parte de los impuestos impagos que recupera.

Un exadministrador de inversiones denunció ante el Servicio de Impuestos Internos (IRS, según sus siglas en inglés) de Estados Unidos que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, conocida como la Iglesia mormona, habría acumulado cerca de US$ 100.000 millones en fondos libres de impuestos que deberían haber sido usados en causas benéficas. Parte de estos fondos libres de impuestos se habrían utilizado para financiar empresas y no para obras de caridad, tal como anunciaban, según una copia de la queja obtenida por el diario The Washington Post.

El documento confidencial, recibido por el IRS el 21/11, acusó a los líderes de la Iglesia mormona de engañar a miembros y probablemente evadir reglas fiscales federales, al almacenar el excedente de donaciones en lugar de usarlo para labores de caridad. Es importante recordar que en Estados Unidos los grupos religiosos están exentos de pagar impuestos sobre sus ingresos.

Consultado sobre el tema, el portavoz de la institución, Eric Hawkins, dijo en un comunicado: “La Iglesia no provee información sobre transacciones específicas o decisiones financieras.” La queja fue presentada por David A. Nielsen, un mormón de 41 años que trabajó hasta septiembre en la división de inversiones de la Iglesia, una compañía que se llama Ensign Peak Advisors localizada cerca de sus oficinas en Salt Lake City, explica el Post.

Enisgn está registrada ante las autoridades como una organización de apoyo y servicios auxiliares a la Iglesia mormona. Esto le permite operar como una organización sin fines de lucro y hacer dinero libre de impuestos. La exención requiere a Enisgn operar exclusivamente con propósitos religiosos, educacionales o de alguna forma de caridad; una condición que, según Nielsen, no se cumple.

En la declaración que presentó bajo penalidad de perjurio, el excolaborador pide a la IRS que quite a la compañía su estatus exento de impuestos y alerta que podría deber miles de millones en impuestos. Nielsen pretende una recompensa de la IRS, que ofrece a los “soplones” parte de los impuestos impagos que recupera.