20 Minutos (España), 4.06.2019

El hijo de Warren Jeffs, líder de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (IFSUD) fue encontrado sin vida, según informa The Salt Lake Tribune. Leroy “Roy” Jeffs se suicidó el pasado viernes en Salt Lake City, Utah, tal y como ha explicado su hermanastra Rachel.

El joven habría cumplido 27 años el próximo 5 de junio. Como culpable de la muerte de Roy, su hermana Rachel hace responsable a su progenitor, un profeta que estaba al frente de una iglesia prohibida por los mormones ya que exige que los hombres tengan tres mujeres para ser admitidos en el cielo, de acuerdo con The Salt Lake Tribune.

Warren, de 63 años, fue condenado en 2011 a cadena perpetua tras ser declarado culpable de dos cargos de abuso sexual a menores. Se había casado con ellas alegando que eran sus “mujeres espirituales”. Rachel contó en una entrevista con ABC 4 que su padre no permitió que Roy creciera junto a sus hermanos y que lo mantuvo escondido. Por su parte, Roy abandonó el FLDS en 2014 y acusó a su padre de abusar de él cuando era un niño: “Uno de mis primeros recuerdos es que él abusaba sexualmente de mí”, dijo Roy a la CNN en ese momento. “Tenía alrededor de 4 o 5 años”, añadió.

Warren ha sido padre de más de 50 niños y también ha sido acusado de organizar ilegalmente matrimonios entre sus seguidores varones y niñas menores de edad. La poligamia no es la única actividad ilícita de esta comunidad, según contaba Roy. Por lo visto, había “tráfico de personas” y “explotación infantil”.