Los dos mormones disidentes que fueron condenados por poligamia en Canadá

BBC (Estados Unidos), 25.07.2017

Winston Blackmore, de 61 años, se casó con 24 mujeres mientras su excuñado James Oler, de 53, se casó con cinco. Ambos fueron imputados por un cargo de poligamia y enfrentan una condena de hasta cinco años de cárcel cada uno.

El fallo histórico se considera como una prueba de los límites de la libertad religiosa en Canadá en un caso que lleva décadas formulándose.

La jurisprudencia canadiense estableció en 2011 que las leyes contra la poligamia no violaban la Carta de Derechos y Libertades de sus ciudadanos.

No obstante, el abogado de Blackmore aseguró con anterioridad que procedería a impugnar esas leyes si su cliente era encontrado culpable.

Secta aislada

Blackmore y Oler pertenecen a la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (FLDS, por sus siglas en inglés), una secta disidente de la mejor conocida iglesia mormona.

La pequeña comunidad religiosa, de unas 1.500 personas, fue fundada en 1946 y se ubica en la localidad de Bountiful, British Columbia, en el occidente de Canadá.

La secta tiene una rama en Estados Unidos con unos 10.000 miembros.

Y contrario a la iglesia mormona, que abolió la poligamia a finales del siglo XIX, los feligreses de la FLDS en Bountiful consideran los matrimonios múltiples o “celestiales”, como uno de los fundamentos de su fe.

Ninguno de los acusados negó estar casado múltiples veces y, después del fallo, Blackmore declaró a la prensa que era “culpable de vivir dentro de mi religión”, algo que nunca ocultó durante las casi tres décadas que se le investigó.

“Después de 27 años y decenas de millones de dólares, lo único que se ha comprobado es algo que nunca negamos. Nunca he negado mi fe. Esto era lo que esperábamos”.

Winston Blackmore, que está casado con 24 mujeres y tiene unos 145 hijos, fue el obispo de la secta hasta 2002, cuando fue excomulgado.

James Oler, que en un entonces estuvo casado con la hermana de Blackmore y también enfrenta una condena de 5 años de cárcel, fue designado como el nuevo obispo por Warren Jeffs, considerado un profeta y líder de la congregación.

Warren Jeffs, por su parte, cumple una condena de cadena perpetua en una cárcel en Texas por asalto sexual de niñas menores de edad a las que consideraba sus esposas.

Investigación de décadas

La batalla legal contra los líderes de la secta empezó a comienzos de los años 90, cuando la policía inicialmente investigó acusaciones de que los residentes de la aislada comunidad de Bountiful practicaban matrimonios múltiples.

La poligamia es ilegal bajo la Sección 293 del código penal de Canadá. Pero una falta de claridad sobre la legislación resultó en el fracaso de varios intentos de encausar a Blackmore o a Oler. En 2005, las autoridades realizaron entrevistas con 90 personas en British Columbia y varios estados de EE.UU. donde hay miembros de la secta, buscando posibles vínculos de explotación sexual.

Blackmore y Olen fueron imputados por primera vez en 2009, pero el caso fue derogado por un tecnicismo al haberse designado un fiscal especial.

A pesar del colapso del caso, el gobierno aprovechó para pedirle al Tribunal Supremo un fallo sobre la constitucionalidad de la prohibición de la poligamia.

En 2011, el tribunal sostuvo la prohibición declarando que era una restricción razonable a la libertad religiosa en Canadá, pero eso no evitó que se siguiera litigando la constitucionalidad de la ley.
El caso continuó, con varias audiencias. A una de las cuales, en 2014, Blackmore se presentó con varias de sus hijas que lo acompañaron para apoyarlo.

Finalmente, el 24 de julio de 2017, el Tribunal Supremo de British Columbia, encontró a Winston Blackmore y James Oler culpables de entrar en una relación conyugal con más de un individuo a la vez.

Es muy poco probable, sin embargo, que el veredicto de este lunes sea la última palabra.

El abogado de Blackmore, Blair Suffredine, ya dijo que estaría impugnando la ley.

Sociólogos en Canadá señalan que no hay una manera “simple” de conocer los efectos de la poligamia y expertos legales vaticinan que el caso terminará debatiéndose en la Corte Suprema de Canadá.