ABC (España), 2.10.2012

En un paso sin precedentes en Estados Unidos, el Estado de California vetará a partir del uno de enero de 2013 los tratamientos de psicoterapia que traten de convertir a un menor de 18 años homosexual en heterosexual.

La ley fue firmada el pasado sábado por el gobernador del Estado, el demócrata Jerry Brown. Brown declaró ante el diario «Los Angeles Times» que su motivación para erradicar estas prácticas, denominadas terapias reparativas o terapias de conversión, es que carecen de «ninguna base científica ni médica» y que son conocidas por haber «provocado depresión y suicidios entre jóvenes». «Ahora quedarán relegadas a la charlatanería», añadió este político de 74 años.

La prohibición afectará a psicólogos y terapeutas profesionales, pero no al asesoramiento psicológico ofrecido por comunidades religiosas.

La reforma fue propuesta por el senador del Estado de California Ted Lieu, quien defendió en el mismo diario californiano que este tipo de tratamientos son una forma de abuso psicológico contra los menores a quienes se les impone. «Nadie debería permanecer impasible mientras los menores son sometidos a abusos psicológicos y cualquiera que obligue a un menor a cambiar su orientación sexual debe entender que esto es inaceptable», apostilló Lieu.

¿Intromisión del Estado?

La medida se ha topado con el rechazo de los republicanos, quienes alegan que supone una intromisión del Estado en las decisiones de una familia sobre como quieren educar a sus hijos.

Aunque la Organización Mundial de la Salud retiró la homosexualidad de su lista de enfermedades hace dos décadas, en Estados Unidos son muchos los doctores y las organizaciones dedicados a «sanar» la homosexualidad. Una de ellas es la Asociación Nacional para la Investigación y las Terapias para la Homosexualidad (NARTH), cuyo presidente, Christopher Rosik, también criticó la nueva ley como una «intrusión legislativa sin precedentes».

Libros de texto

A pesar de ello, diversas agrupaciones de psicólogos y psiquiatras como la Asociación de Psicología de California se han manifestado a favor de la ley. Otras, como la Asociación Americana de Psiquiatría, ya manifestaron su postura hace más de una década al condenar cualquier tratamiento psiquiátrico que parta de la base de la homosexualidad es un trastorno mental.

En su lucha contra la homofobia, Jerry Brown ha aprobado otras leyes que fueron acogidas con controversia. En julio de 2011, el gobernador firmó la primera ley de Estados Unidos que exigía incluir los logros y la historia de los homosexuales en Estados Unidos en los libros de texto y en los cursos de la materia de Estudios Sociales.