La Vanguardia (España), 16.10.2012

La Audiencia de Barcelona ha condenado a dos años de cárcel a un vidente que se hacía llamar ‘profesor Asuma’ que pidió casi 200.000 euros a una mujer de 63 años que sufría una depresión, con la promesa de desembrujarla y solucionar sus problemas.

La sentencia recoge el acuerdo de conformidad al que llegaron las partes en septiembre y que evitó el juicio, por el que el acusado, Mohamed L., de origen guineano, admitió los hechos a cambio de una rebaja de la pena y no ingresará en prisión por falta de antecedentes penales.

El procesado ofrecía servicios de curandero y vidente a través de propaganda publicitaria, en la que hacía constar su teléfono móvil, y logró que la víctima, Isabel B., contactara con él en junio de 2006, cuando sufría una «depresión mayor recurrente grave con sintomatología psicótica y duelo patológico».

Según la sentencia, ello la convertía «en una persona especialmente vulnerable frente a situaciones engañosas o artimañas de terceras personas», con lo que consiguió que el procesado le entregara dinero y joyas a cambio de una falsa curación.

Entre junio de 2006 y julio de 2007, el vidente consiguió que la mujer le pagara casi 200.000 euros en metálico y por el banco con cantidades de entre 100 y 11.600 euros cada vez.

Cuando Isabel B. le manifestó que ya no disponía de más dinero, el acusado la coaccionó avisándola de que «moriría alguien muy cercano a ella», por lo que la víctima le entregó hasta 151.300 euros, si bien ha renunciado expresamente a toda indemnización.

El tribunal ha condenado al encausado a una pena de dos años de cárcel, además de una multa de 540 euros por un delito continuado de estafa con la concurrencia del atenuante por dilaciones indebidas, dado que la causa ha tardado cinco años a llegar a juicio.