Las Provincias (España), Rocío Valle, 10.10.2012

Un maestro de acupuntura, de nacionalidad ecuatoriana, fue detenido en Orihuela por la Policía acusado de haber cometido abusos sexuales con sus clientas el pasado mes de agosto. El arrestado se hacía llamar profesor de acupuntura, bioenergética y medicina tradicional, así como maestro esotérico. Prestó sus servicios en un herbolario de la ciudad de forma autónoma durante algunos meses y por sus manos pasaron decenas de clientas que en su mayoría procedían de localidades de la vecina Región de Murcia, donde ya había trabajado en establecimientos similares.

Fuentes conocedoras del asunto señalaron que sus prácticas no se conocieron hasta que una de sus clientas comenzó a ver los métodos que este maestro utilizaba para curar sus dolencias, y decidió comunicárselo a la propietaria del herbolario donde el curandero realizaba sus sesiones. La afectada señaló que el después detenido comenzó realizando sus sesiones de acupuntura pero que, poco a poco, se iba ganando su confianza y comenzaba a practicar actos sexuales, entre estos el sexo taoísta, haciéndoles creer que se encontraban dentro de la normalidad y que servían para curar sus dolencias.

Las fuentes revelan que la propietaria del herbolario, alarmada por esta confesión, decidió llamar a sus clientas, y muchas de ellas le confesaron que también se habían sentido intimidadas por el curandero. Las pacientes comentaron que el profesor les tocaba, masajeaba y soplaba los genitales y en algunas ocasiones les había restregado también su órgano sexual por la vagina, así como introducido los dedos en su sexo. Algunas de las pacientes también llegaron a confesar que habían practicado el acto sexual completo y que incluso habían tomado un líquido verde que las dejaba inconscientes y se despertaban pegadas al curandero y sin ropa interior.
En relación a este asunto, y tal y como cuentan las mismas fuentes, muchas de las afectadas confesaron que acudían a este maestro porque estaban psicológicamente afectadas y al hablar con otra serie de profesionales se dieron cuenta de que estás prácticas no entraban dentro del tratamiento que solicitaban. Sin embargo, ninguna de ellas, decidió denunciar los hechos porque conocían que la mujer del acusado practicaba magia negra y brujería, y se sentían amenazadas y atemorizadas por este hecho.
Sin embargo, consultadas fuentes de la investigación, seis fueron las mujeres que finalmente quisieron denunciar los hechos ante la Policía Nacional, aunque eran muchas más las pacientes que confesaron haber sentido los abusos sexuales de este maestro.
El detenido negó los hechos pero acumula antecedentes penales por el mismo delito, abusos sexuales consumados en la Región de Murcia. El curandero fue sentenciado con ocho meses de prisión y con un año y cuatro meses tanto de alejamiento de las víctimas como para comunicarse con ellas. Por esta razón, pasó a disposición judicial, también durante el mes de agosto.