Las Provincias (España), 21.08.2012

El Hospital General de Fuerteventura ha puesto en marcha este mes el convenio firmado con el Consejo Evangélico de Canarias (CEC) para dar asistencia religiosa a enfermos que lo soliciten en Fuerteventura. La Capellanía Evangélica de Hospitales ofrece este servicio por primera vez en Fuerteventura a partir del mes de agosto, lo que evidencia las nuevas demandas de la sociedad majorera.

El técnico de la Gerencia de Servicios Sanitarios del Área de Salud de Fuerteventura, Iñaki Álvaro Lavandera, recibió en el Hospital de Fuerteventura al consejero de Capellanía de Hospitales del CEC, David Fleitas, para la firma del citado convenio. El equipo de la iglesia evangélica está formado por el pastor Nicolás García, como capellán junto con el pastor Andrés Medina, y las pastoras Montaña Vicedo y Kattia Salamanca. “Damos gracias a Dios Todopoderoso que nos abre la puerta para llevar consuelo, ánimo y fe, a quienes sufren, y esperanza a quienes parten para encontrarse con su Creador”, manifestó el pastor Nicolás García tras la firma del acuerdo en el Hospital.

Este servicio surge tras la petición formulada por el Consejo Evangélico de Canarias a la Consejería de Sanidad del Gobierno autónomo el pasado año y ahora se materializa con su puesta en funcionamiento.

“En el Hospital no se margina a nadie y está abierto a todas las confesiones, y en este caso se trata de una petición de esta iglesia que ha seguido todos los trámites administrativos”, explicó el técnico, Iñaki Álvaro. Aunque la capellanía no dispone de un espacio físico para la oración en el Hospital General, los pastores protestantes están acreditados para entrar en el centro hospitalario en el momento en que un paciente demande sus servicios.

La iglesia evangélica más numerosa de Fuerteventura es la Misión Cristiana Moderna que inició su ministerio pastoral en 1996 con sólo ocho feligreses. En la actualidad está formada por unos 1.500 fieles y la dirige el pastor de Tenerife Ángel Manuel Hernández.

Hay que recordar que el Hospital cuenta desde siempre con una capilla de la Iglesia católica, que también dispone de un sacerdote.