El País (España), Rafael Burgos, 21.08.2021

La Guardia Civil de Callosa de Segura (Alicante) ha detenido a un matrimonio que ofrecía en internet experiencias con sustancias psicotrópicas muy peligrosas como la ayahuasca o las escamas de sapo bufo, a través de una asociación dedicada, decían, a la “medicina ancestral internacional” cuya sede estaba situada en un chalé del término municipal de Cox. La pareja, de 42 y 38 años de edad, eran el presidente y secretaria de la asociación, respectivamente. Ambos fueron detenidos el pasado 30 de julio en el marco de la operación Bufox, acusados de un presunto delito contra la salud pública. Ahora están en libertad con cargos tras pasar a disposición judicial.

Los detenidos registraron su asociación en junio de 2019 y comenzaron a promocionarla en redes sociales. Publicaban vídeos en los que mostraban los rituales en los que iniciaban a sus clientes. El maestro de ceremonias era el encargado de suministrar las sustancias psicotrópicas, tanto bebidas como inhaladas, mientras que su pareja “les obstruía la respiración para que mantuvieran más tiempo el humo” en su organismo, explica la Guardia Civil. En algunos de los vídeos aparecían usuarios que “caían al suelo con algunas convulsiones” o “presentaban una alteración grave de la conciencia”.

Pese a los efectos que causaba el consumo de estos productos alucinógenos, que según las mismas fuentes pueden “representar una amenaza grave para la salud”, la investigación determinó que la pareja arrestada carecía de titulación profesional o formativa que le facultara para el suministro de “sustancias psicotrópicas, psicoactivas, psicodélicas o alucinógenas” a terceros. Pese a ello, el registro efectuado en su vivienda desveló la presencia en diferentes estancias de todo tipo de productos y del instrumental necesario para administrarlos. Las escamas de sapo bufo, especialmente peligrosas, estaban guardadas en una caja fuerte.

La operación se saldó con la incautación de cinco tarros de ayahuasca y 50 gramos de escama de sapo, detalla el instituto armado, además de diferentes cantidades de amanita muscaria, yopo, rapé, hierba de San Juan, hojas de coca en polvo, marihuana y hachís, entre otras sustancias. Los agentes también intervinieron pipetas, pipas inhaladoras, probetas, un peso, una báscula de precisión y sustancias químicas que se utilizan en la preparación de estos psicotrópicos, como la glicerina o el hidróxido de calcio.

La mayor parte de lo que los arrestados ofrecían como “medicinas” está incluida en un listado de sustancias prohibidas por la ONU, señala la Guardia Civil. Las escamas de sapo bufo se utilizan en un ritual altamente nocivo como el que ha llevado a procesar judicialmente al actor porno valenciano Nacho Vidal, mientras que el consumo de la ayahuasca puede derivar en cuadros clínicos de psicosis irreversible e incluso esquizofrenia, alertan las fuentes consultadas.

Para la distribución de estos productos, la asociación argumentaba que practicaba la medicina ancestral internacional, relata la Guardia Civil. El catálogo de experiencias que ofrecían por internet iba desde sesiones de 75 o 150 euros, en función de las sustancias que se pretendían consumir, hasta las estancias completas de un fin de semana, a 350 euros por cabeza, indican las fuentes consultadas.