El Siglo (Panamá), 25.11.2020

Los hermanos Nicolás y Valerio Santos, de 43 y 37 años, respectivamente, fueron imputados por los cargos de delito de homicidio doloso agravado por su presunta vinculación con la muerte de Benancio García, de 37 años, cuyos restos óseos fueron encontrados en una fosa clandestina el 14 de septiembre de 2020, en el área norte de la cabecera del río Chúcara en la Comarca Ngäbe Buglé.

El juez de garantías Pablo González, luego de escuchar al fiscal de homicidios Bolívar Espinoza y las defensas públicas, dio por formalizadas las imputaciones de cargos, pues el Ministerio Público sustentó que tiene suficientes elementos de convicción que vinculan a estas personas con el homicidio.

Los hermanos Santos se encontraban bajo detención preventiva desde el pasado 18 de agosto, bajo los cargos de maltrato y violación sexual en perjuicio de menores de edad, como miembros de la secta religiosa en la comunidad de Agua de Salud en el distrito de Ñürum.

El cuerpo de Benancio fue encontrado con un trapo amarrado en la cabeza, las manos atadas con lianas y boca abajo. Estaba sepultado a un metro y medio de profundidad.

Con estas personas llevadas a audiencia son tres el número de imputados por este homicidio. Otras dos mujeres y dos menores están detenidos por maltrato y violación sexual en perjuicio de al menos 5 menores de edad.