Milenio (México), 24.08.2020

El líder evangélico Jerry Falwell Jr., que es un importante apoyo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió perdón por un escándalo sexual “de tipo ‘atracción fatal'” que amenaza su cargo como presidente de una universidad cristiana.

Jerry Falwell Jr., hijo del famoso fallecido pastor tele-evangelista del mismo nombre, dijo el domingo a través de una carta en el Washington Examiner que él y su esposa Becki Falwell habían sido extorsionados por un hombre que tuvo una aventura con ella.

Dijo que se habían hecho amigos de esta persona, identificada como Giancarlo Granda, para ayudarlo en sus negocios, que incluían, según los reportes, un préstamo de 1.8 millones de dólares para comprar un albergue “amigable con los homosexuales” en Miami Beach en 2013.

Falwell dijo en la carta que el hombre tenía “comportamientos emocionalmente inestables” y “tendencias destructivas” y señaló que podría haber “apuntado a otras mujeres exitosas de manera similar”, añadiendo que amenazaba con revelar la relación “para avergonzar deliberadamente a mi esposa, mi familia y la Universidad Liberty a menos que estuviéramos de acuerdo para pagarle dinero sustancial “.

La agencia Reuters informó que el pastor sabía de la aventura de su esposa y participó en algunas de las relaciones como voyeur. La agencia de noticias basó la información en una entrevista con Granda. El escándalo, así como las fotografías recientes que muestran a Falwell de fiesta en un yate de lujo con una asistente de su esposa, lo llevaron a ser suspendido temporalmente la semana pasada como presidente de Universidad Liberty, fundada por su padre y convertida en una de las principales del país para cristianos evangélicos conservadores.

En una escueta declaración el viernes, la universidad dijo que estaba evaluando si Falwell seguiría como presidente, y dijo que Granda había atormentado y traumatizado a su familia. “Mientras tratábamos de distanciarnos de él (…) comenzó a amenazar con revelar públicamente esa relación secreta con Becki y avergonzar deliberadamente a mi esposa, mi familia y la Universidad Liberty a menos que accediéramos a pagarle una cantidad sustancial”, escribió. “Hicimos todo lo posible para resolver respetuosamente esta situación de tipo ‘atracción fatal’ para proteger a nuestra familia y la universidad”, apuntó.

Al momento no se pudo contactar de inmediato a Granda para hacer comentarios, pero éste negó las acusaciones en el Washington Examiner. Algunos críticos del evangélico dijeron que la foto evidencia el comportamiento hipócrita del líder de una universidad donde los estudiantes deben seguir un estricto código de conducta que incluye vestimenta modesta y la prohibición del consumo de alcohol y el sexo prematrimonial.

La posible ruptura con Falwell se produjo en medio de crecientes pedidos de una revisión del liderazgo en la escuela, donde los ex alumnos lanzaron recientemente una campaña para instarlo a que apartara del cargo. Falwell ha sido importante en la organización de cristianos evangélicos en todo el país en respaldo a Trump, quien ahora enfrenta la reelección en noviembre rezagado en las encuestas.

Trump habló en el campus en 2012 y 2017. El año pasado, su hijo Donald Trump Jr. también pronunció un discurso allí. Falwell estuvo en el ojo de la tormenta en los últimos dos años cuando se supo del acuerdo comercial con Granda y fotografías de él bailando en una discoteca de Miami Beach.

La semana pasada aparecieron más fotos comprometedoras de Falwell a bordo del yate del propietario del equipo de carreras Nascar, Rick Hendrick. Más información: Los demócratas quieren hacer fraude en las elecciones de EU: TrumpPartido Republicano inicia su convención con limitaciones por coronavirus en EU​En una que el propio Falwell publicó en Instagram y luego borró se lo podía ver tomando la cintura de una mujer joven, ambos con los cierres un poco bajos y dejando al descubierto el abdomen.

Falwell, un abogado adinerado, dijo luego a una estación de radio que eso era “simple diversión” durante una fiesta.